líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Fernando Herrero envía una nueva carta a la Academia de la Publicidad e insiste en el diálogo

Marketing y PublicidadImagen de un neón en forma de un 'bocadillo' (diálogo)

Fernando Herrero responde a la Academia

Fernando Herrero envía una nueva carta a la Academia de la Publicidad e insiste en el diálogo

El expresidente de la Academia de la Publicidad responde al comunicado de la institución en el que se pedía a los firmantes del manifiesto que convocaran una Asamblea General Extraordinaria.

Las tensiones en el seno de la Academia de la Publicidad continúan. Hace tres semanas, un grupo de socios de la Academia, exsocios y Académicos de Honor hicieron público un crítico manifiesto en el que reflejaban su disconformidad con algunas de las decisiones tomadas en los últimos meses por la institución.

Unos días más tarde, la Academia respondió al manifiesto con los resultados de la reciente encuesta realizada entre los socios, que revelaba que el 80% de ellos está de acuerdo con la evolución, las actividades emprendidas y el progreso de la asociación.

Poco después, Fernando Herrero, expresidente de la institución, Académico de Honor y uno de los firmantes del manifiesto, envió una carta a Félix Muñoz, presidente, y a la Junta Directiva para que fuera leída durante la primera reunión de la Junta. En estas líneas, Herrero rogaba que se abriera «un diálogo positivo y sin prejuicios» entre las dos partes con el fin de llegar a un entendimiento.

La respuesta a la carta de Fernando Herrero llegó tras la reunión de la Junta Directiva de la Academia y a través de un comunicado en el que la institución pedía a los firmantes del manifiesto que convocaran una Asamblea General Extraordinaria. «La Junta Directiva de la Academia de la Publicidad, reunida ayer por primera vez desde su elección en julio pasado, ha respondido a la carta enviada y publicada ayer en medios por Fernando Herrero, con otra carta en la que se le ruega encarecidamente a él y al grupo que representa que convoquen una Junta General Extraordinaria para la que le sobrarían firmas. Para la junta, el diálogo que reclama debe hacerse frente a los socios por el cauce establecido y no generando artificialmente un clima de crispación inexistente», rezaba el mensaje de la Academia.

«Sin diálogo no podremos avanzar», reitera Fernando Herrero

Una semana después de esta petición, Fernando Herrero ha vuelto a pronunciarse con una nueva carta. «Lamento el tono crispado de vuestra respuesta a mi carta del pasado día 20. Os recuerdo que en ella solo pedía diálogo. Hasta lo resalté en negrita, para que quedase más claro», arranca la misiva.

«No podía imaginar una reacción tan airada a una petición tan razonable y conciliadora. Solo se me ocurre que quien haya redactado la respuesta (no me imagino a toda la Junta Directiva escribiéndola al alimón) se haya dejado llevar por un sentimiento equivocado de rencor o un estado de ánimo irritado y ácido», dice Herrero.

El expresidente de la Academia vuelve a insistir en el diálogo y afirma que no quiere cualquier «entrar a discutir, una por una, todas las imprecisiones, medias verdades y veladas insinuaciones vertidas por el redactor» de la carta de la Academia, «pues son tan patentes que resulta innecesario y poco interesante hacerse eco de ellas».

«Hago mención, tan solo de la más chocante: ¿qué pinta en este debate decir que yo he sido nombrado Académico de Honor por un jurado en el que sí, había un miembro en él que ha firmado el manifiesto, pero se omite (tal vez por un fallo de la memoria de quien lo ha escrito) que había otros siete que no lo han hecho?».

Así mismo, apunta: «También se le ha olvidado señalar que ese nombramiento de Académico de Honor se produjo por unanimidad del Jurado, como es preceptivo. Lo que no es una menudencia y, por lo tanto, es imprescindible detenerse en ello, es la urgencia, una vez más, con la que parece intentar ‘despacharse’ un asunto importante”

De igual modo, Fernando Herrero habla en su carta del ambiente «de prisas exageradas durante la pasada asamblea». «¿Qué prisa había el 6 de julio para no aplazar las elecciones de la Academia cuando hoy, casi tres meses después, la Junta Directiva aún no ha empezado a trabajar?«.

«Se os dijo de palabra, se os pidió, se os escribió… pero nada, alguien (o varios ‘alguienes’) tenía excesivas ansias de cerrar cuanto antes el acto electoral. ¿Para evitar qué? ¿Que los socios hubiesen podido acudir a la elección del nuevo presidente y de la nueva Junta Directiva con tiempo para conocer los programas de las diferentes candidaturas (porque, sin duda, hubiesen sido dos, al menos) y teniendo, entre su presentación oficial y el día de la elección, un período lo suficientemente extenso para evaluar esos programas, escuchar a los candidatos e, incluso, para delegar su representación con conocimiento de lo que iban a votar las personas en quienes estaban delegando? Porque os recuerdo que se pidieron las delegaciones de voto a quienes no tuviesen previsto acudir a la asamblea antes de que se conocieran los nombres de los candidatos. Si esto no es una irregularidad (no digo ilegalidad), que venga Dios y lo vea«, continúa Fernando Herrero.

En su nueva carta a la Academia de la Publicidad, su expresidente responde también a la última petición de la institución. «Pues bien, ahora, vuelven las prisas: nos pedís que convoquemos una asamblea extraordinaria… ¡en el plazo de quince días! Es decir, que todo lo que se plantea en el manifiesto, nada menos que 23 puntos que afectan a cuestiones fundamentales de la Academia, más una reflexión profunda sobre sus objetivos, su estructura, sus fines y su naturaleza, se ‘despache’ (perdón por repetir la expresión) en un pispás para que la Junta Directiva pueda ‘empezar a trabajar'», explica Herrero, asegurando que, si no hay diálogo, harán uso del Artículo 15. “Mediante él convocaremos no una, sino cuantas asambleas sean precisas para enderezar el rumbo de la Academia», recalca.

«Muchos nos parecen esos quince días que nos sugerís para empezar un diálogo abierto, constructivo, profundo y sin prejuicios con esa Junta Directiva. Eso podemos empezarlo mañana mismo. Es lo único que os hemos pedido expresamente. Lo demás podemos discutirlo todo, pero sin diálogo (repito: abierto, constructivo, profundo y sin prejuicios) no podremos avanzar», insiste.

«Llamadnos, por favor. Nos reuniremos con vosotros para dialogar con calma y sin prejuicios. Gracias», concluye la carta.

 

Estos "bailongos" spots de SEAT emanan optimismo e intensidad a raudalesAnteriorSigueinteLa agencia Spark Foundry se hace con la cuenta de medios de Nintendo en España

Contenido patrocinado