Publicidad

FREIXENET APUESTA POR EL CINE PARA RELANZAR SU IMAGEN PUBLICITARIA

Los lenguajes publicitario y cinematográfico siempre se han influido, inspirado y, en ocasiones, contaminado. Sin embargo, existen dos diferencias básicas, la necesidad de economía temporal y las pretensiones comerciales publicitarias, que Martin Scorsese y Freixenet han sabido salvar a la perfección en la campaña de estas navidades.

La conocida marca de cavas ha abandonado su modelo de spot basado en la elección de una o dos celebrities en boga durante el año y las últimamente obsoletas burbujas, para dejar paso a una nueva propuesta. Cada año la marca elegirá a un director cinematográfico de renombre para realizar su campaña, en manos de la agencia JWT.

Este año le ha tocado a Scorsese, que se ha decantado por el suspense, haciendo referencia a Hitchcock, también en su estética. El spot ha tenido una buena acogida entre los creativos. En palabras de Carlos Alija, director creativo de Sra Rushmore, a Expansión: “La campaña es genial porque ha permitido una gran libertad creativa al autor, que hace un guiño a la obra de Hitchcock, sin tener que dar protagonismo a la marca ni justificarlo comercialmente”.

Freixenet pretende con esta campaña relanzar y potenciar su imagen, pero no es la única. Ya las British Airways confiaron en 1995 en Hugh Hudson y Heineken, Balay y Audi lo hicieron en el español Julio Médem con resultados positivos. Incluso existen actuales directores que comenzaron su carrera en el campo publicitario, como Isabel Coixet o el británico Ridley Scott. ¿Qué más pruebas se necesitan para saber que cine y publicidad caminan de la mano?

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir