líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Marketing y PublicidadImagen de la campaña "Chocapologies"

"Chocapologies" contrarresta la amargura del cyberbullying con chocolate

"Chocapologies", la golosa campaña que se disculpa con chocolate por el lado más amargo de internet

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

La campaña "Chocapologies" se apoya en golosas chocolatinas para pedir disculpas en nombre de internet por los corrosivos efectos del "cyberbullying".

Internet es un lugar tan fascinante como excepcionalmente cruel. Al fin y al cabo, en la red de redes, donde el «cyberbullying» campa tristemente a sus anchas, los trols pueden acosar vilmente a la gente sin miedo a ser confrontados con ningún tipo de consecuencia.

Quienes son receptores de vitriólicos mensajes de odio en internet pueden terminar sufriendo depresión severa, desórdenes alimenticios y autolesiones y ver seriamente mermada su autoestima.

Por esta razón, y para colocar bajo los focos el lado más amargo de la red de redes, el chef afincado en Dubái Karim Bourgi y la agencia MullenLowe MENA han sumado fuerzas en una campaña que pretende contrarrestar el odio del «cyberbullying»· con la dulzura del chocolate. No en vano, Bourgi es un afamado pastelero y chocolatero formado en la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu de París que regenta su propia pastelería en Dubái: KAYU.

Bourgi y la agencia han alumbrado «Chocapologies», una campaña que apoyándose en chocolatinas primorosamente diseñadas pretende pedir disculpas en nombre de internet por los corrosivos efectos del «body shaming», el «cyberbullying» y el discurso de odio.

Estas chocolatinas tan singulares han sido enviadas a celebridades, influencers, gamers y personas que en algún momento han sido víctimas de acoso en la red de redes. Y los receptores de tan exquisito regalo se han hecho eco en las redes sociales del mensaje solapado a la campaña: que si en internet bañáramos los mensajes que allí publicamos con una gruesa pátina de chocolate, todo sería definitivamente mucho mejor. «Chocapologies» se está difundiendo en plataformas 2.0 bajo el lema #SugarcoatIt.

«Chocapologies» anima además a aquellos que consideran que internet les debe una disculpa a ponerse en contacto con el perfil en Instagram de la campaña para ser agasajados también con una chocolatina.

La campaña ha decidido utilizar el chocolate como hilo conductor porque está demostrado científicamente que la ingesta de este alimento da fuelle a la producción de endorfinas, de serotonina y de anandamida (conocida como molécula de la felicidad).

Añadiendo un poco de chocolate los mensajes vertidos en internet podríamos poner quizás coto al «cyberbullying», que afecta a 7 de cada 10 jóvenes menores de 18 años.

 

La creatividad más excelsa es hija de la diversidad: por qué el talento debe abrazar la fluidezAnteriorSigueinteLos mejores 40 blogs de marketing con los que asumir la cuesta de enero

Contenido patrocinado