Publicidad

El amor se disfraza de odio en este anuncio para Calvin Klein

En este grandioso spot para Calvin Klein el amor se oculta bajo una mugrienta capa de odio

El odio, transmutado en la violencia más furibunda, acaba transformándose en amor en su vertiente más pura en este spot firmado por un estudiante para Calvin Klein.

calvin kleinCuando hace un par de años Eugen Merher, estudiante de la Academia de Cine de Baden-Württenberg, lanzó “Break Free”, un sensacional y emotivo spot de “mentirijillas” para Adidas, su creación se convirtió en un sensacional éxito viral en la red de redes que transcendió fronteras y cuyos ecos se escucharon en todo el mundo.

A día de hoy “Break Free”, protagonizado por un anciano que vuelve a despertar a la vida calzándose una viejas zapatillas deportivas, acumula (que se dice pronto) la friolera de 14 millones de visualizaciones en YouTube.

Emular el fenomenal impacto de aquel anuncio es complicado, pero su autor, Eugen Merher, acaba de presentar en sociedad una segunda creación que no le va zaga en cuanto a calidad la primera.

Para su segundo spot, nuevamente de tipo especulativo y bautizado con el nombre de “Love”, Merher ha fijado la mirada en otra marca icónica: Calvin Klein.

Pese a lo romántico de su título, “Love” se inicia con unas imágenes que no parecen emparentadas en absoluto con algo tan grandilocuente como el amor.

El foco está puesto en dos estudiantes que, jaleados fragorosamente por sus compañeros de internado, se disponen a propinarse mutuamente una paliza que se presupone de aúpa.

Hacia la mitad del metraje el spot realiza, sin embargo, una sorprendente pirueta y en la pantalla se abren paso secuencias de corte fantástico en las que los protagonistas se zambullen en las profundidades de un mar rojo.

En la escena final los adolescentes, que al principio aparecían en pantalla apaleándose mutuamente, aparecen sentados sobre una cama y ataviados únicamente con ropa interior de Calvin Klein mientras se dan su primer beso.

“Look below the surface” (Mira debajo de la superficie) es el atinado lema del anuncio, con el que su autor pretende reproducir la magia del primer beso en una situación aparentemente inverosímil.

“La idea de que una brutal pelea pudiera convertirse en un tierno beso nos pareció fascinante desde el principio”, explica Merher en declaraciones a Horizont.

Que los protagonistas el anuncio sean homosexuales y pertenecientes a un colectivo todavía infrarrepresentado en la publicidad es, a juicio de Merher, algo totalmente secundario. “Desde el principio nuestro propósito fue narrar una historia de amor entre dos personas. Que éstas acabaran siendo dos chicos es sólo un recurso dramático para añadir un plus de emotividad e intensidad a lo narrado en la pantalla”, subraya Merher.

Si no visualiza correctamente este vídeo, haga clic aquí

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir