Publicidad

La aparición de una pareja homosexual ha sido suficiente para boicotear a una marca de joyas

zalesLa marca de joyería Zales Jewelers ha lanzado una campaña – que poco tiene que ver con la Navidad -, con la que ha conseguido reunir nuevos adeptos así como perder clientes y todo por haber sacado un matrimonio de mujeres en su spot.

Con un tinte emocional, muestran durante pocos segundos distintos momentos de la vida de la gente en la que sus joyas toman protagonismo, ya sea en el momento de decirse el “sí, quiero”, en una propuesta de matrimonio o en las bodas de oro de una pareja veterana.

Cada vez son más las marcas que apoyan a la comunidad LGBTQ y en especial esta marca de joyería porque encuentran un vasto mercado ante sus ojos tras la resolución del año pasado de El Tribunal Supremo de EEUU en cuanto al matrimonio homosexual.

Pero a pesar de que cada vez sean más las empresas que aceptan y quieren ser imagen de esta comunidad, se acentúa los comentarios despectivos y los que expulsan de sus vidas a estas marcas por el mero hecho de aceptar e integrar la homosexualidad.

En la página web de Zales, One Million Moms emitieron un comunicado acusándoles de “normalizar el pecado”, donde incitan a la gente a boicotear a la marca. Se trata nada más y nada menos que de fanáticas extremistas que aguardan el momento en el que una marca acepta avanzar para intentar frenarle los pasos imponiendo sus ideales ante todo lo demás, intentando iniciar una guerra cultural.

“La mayor preocupación es que el anuncio se retransmite cuando los niños son propensos a ver la televisión”, dice el grupo de madres. “Para empeorar las cosas, este anuncio se ha emitido durante el tiempo que la familia ve la televisión junta, como los partidos de fútbol y programas del prime-time”.

Por otro lado, partidarios de la comunidad LGBTQ están siendo vocales de la propia marca respaldándola no solo en las redes sociales sino desenfundando sus carteras en las fiestas que se avecinan.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir