líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Los jóvenes

Marketing y PublicidadUn plato de pasta con tomate.

Sincierre alza la voz contra la situación insostenible de los becarios

Los jóvenes "tienen hambre": así ha sido el primer comedor social para becarios

Berta Jiménez

Escrito por Berta Jiménez

El colectivo creativo Sincierre organiza el primer comedor social para becarios para denunciar la precariedad laboral que predomina entre los jóvenes.

Cansados de enlazar contratos de prácticas uno detrás de otro y no llegar a fin de mes ni siquiera con la ayuda económica de sus padres, los jóvenes de hoy en día han dicho ‘basta’. Se quejan de que su situación es “insostenible”, ya que las posibilidades de encontrar un trabajo bien pagado y estable no son muy numerosas, y dicen que “tomarse algo” en una terraza de Madrid es “un lujo” para ellos.

Así lo manifiesta Sincierre, un colectivo creativo que expresa su disconformidad con esta situación y pide ayuda para acabar con la “becariedad laboral”. Este grupo de jóvenes ha querido alzar su voz haciendo una acción que demuestra su «hambre». Un hambre de futuro, de empleo, de esfuerzo que generalmente aprovechan los CEOs y directivos de las empresas para contratar a los becarios.

Jugando con ese doble sentido, el colectivo organizó el pasado sábado 5 de febrero el primer comedor social para becarios en la plaza del Dos de Mayo, en Madrid. Invitaron a jóvenes y no tan jóvenes a comer un plato de la “receta estrella”: la pasta. El objetivo fue protestar contra las condiciones laborales de los que están empezando en el mercado laboral (y de los que ya llevan tiempo en él sin obtener nada más que contratos en prácticas).

Comedor social becarios

Ganas, formación y experiencia, el menú de los becarios

El menú de esta jornada tenía tres platos claramente diferenciados, que hacen alusión a los requisitos que suelen buscar las empresas a la hora de contratar. De primero: ganas; de segundo, formación, y de postre, experiencia.

Para anunciar esta jornada, los integrantes de Sincierre pegaron carteles por las calles de Madrid e hicieron una recogida de alimentos en los días previos en algunos supermercados. Algunos de ellos reflejan situaciones cotidianas de los creativos becarios que, aunque puedan parecer graciosas, no tienen nada de divertidas por lo precarias. Es el caso de los copys «Podría ser peor, podrías ser autónomo» o «No hace tanto tú también cobrabas tres palmaditas/mes«.

 

Por qué los NFT podrían morir desangrados por su propio "hype"AnteriorSigueinteEvaluaciones de desempeño o cómo poner al equipo en el centro para impulsar el crecimiento de la empresa

Contenido patrocinado