líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Marketing y Publicidad

La airada queja de la espectadora de un cine se convierte en una exitosa campaña publicitaria

El cine “Alamo Drafthouse” de Houston es muy estricto a la hora de hacer cumplir sus reglas. En sus salas está totalmente prohibido enviar mensajes SMS durante la proyección de películas. Sin embargo, a una espectadora osada se le ocurrió contravenir la norma y el cine respondió cumpliendo a rajatabla las reglas del establecimiento: expulsándola de la sala.

Completamente indignada, la espectadora volcó toda su ira en un mensaje de queja dejado en el contestador automático del cine. El mensaje estaba plagado de palabrotas y no dejaba en muy buen lugar a “Alamo Drafthouse”, pero aun así a los propietarios del local les pareció divertido y decidieron utilizarlo para grabar con él un spot que recuerda a los clientes la prohibición de lo que ningún momento debió hacer la autora del colérico mensaje: mandar mensajes de texto durante la proyección de una película.

Europcar pone en marcha su nueva campaña publicitaria en aeropuertosAnteriorSigueinteFoster’s Hollywood adjudica su cuenta digital a Y&R Brands

Noticias recomendadas