líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Entrevista a Tim Wu en El Mundo

La atención de los consumidores se ha convertido en un producto del mercado

Con motivo del lanzamiento en nuestro país de 'Comerciantes de atención. La lucha épica por entrar en nuestra cabeza' (Capitán Swing), un ensayo centrado en la publicidad, las redes sociales y las formas que tienen las compañías de captar la atención de los usuarios, el medio entrevista al experto en medios de comunicación y tecnología.

atención consumidores

Los gigantes tecnológicos dominan el mundo, no es ningún secreto. La forma en el que estas compañías llegan al público son centro de debate en muchas ocasiones dentro de la industria. ¿Es lícito crear contenidos en los medios donde los titulares se presenten como perfectos anzuelos? El exceso de información por diferentes vías ha provocado que, para llegar al público, se creen miles de artimañas para conseguir el deseado clic. De esta forma, los usuarios son invadidos de cosas que no desean pero creen desear. Y ahí entran los trucos psicológicos.

Ese es el centro del mensaje que ‘predica’ Tim Wu desde hace años con el término acuñado como ‘neutralidad de la red’. Wu es experto en tecnología y medios de comunicación, profesor en la Facultad de Derecho de Columbia y ha escrito ampliamente sobre estos medios y tecnología, además de política de competencia. Trabajó en la Corte Suprema, la Comisión Federal de Comercio, la Oficina del Fiscal General de Nueva York y la Casa Blanca.  Además, es colaborador de opinión en The New York Times. Ahora, estrena libro en España.

El Mundo entrevista a Wu con motivo del lanzamiento en nuestro país de Comerciantes de atención. La lucha épica por entrar en nuestra cabeza (Capitán Swing), un ensayo centrado en la publicidad, las redes sociales y las formas que tienen las compañías de captar la atención de los usuarios. Y es que esto no es el subproducto de innovaciones tecnológicas reciente, tal y como señala la reseña del libro, sino el resultado de más de un siglo de crecimiento y expansión en las industrias que se nutren de la atención humana.

tim wu libro

El acceso a la información es prácticamente ilimitado, nuestra atención se ha convertido en un producto para el mercado. Y, ¿cómo ganar la batalla de la atención? Wu lo analiza en su trabajo: «Una es ofrecer algo más convincente que la competencia; la otra, deslizarse en algún segmento de la vida de la gente que estuviera apartada o en barbecho», señala el medio.

¿Sentimos, entonces, que desafían nuestra atención? «Los negocios de Occidente dependen de ello», analiza el experto. Nuestras vidas tienen, en cada momento, tormentas de mensajes publicitarios creador por las marcas en la televisión, la radio, los medios digitales, las redes sociales y en la calle. Existen pocos espacios ‘seguros’ y libres de estos anunciantes ávidos por conseguir sus presas. Sin embargo, el modelo de negocio no ha cambiado desde su creación, no es algo que haya explotado con la revolución tecnológica.

«El modelo concebido por Day engendraría generaciones de imitadores, desde las emisoras de radio hasta la televisión en abierto, pasando por Google o Facebook», explica Wu. Lo cierto es que, pese a que ese ‘comercio de la atención’ siempre ha existido, ha evolucionado y se ha propagado hasta límites insospechados en busca de la preciada atención de los consumidores. «Comerciantes de atención arranca denunciando cómo la publicidad ha ido apropiándose de espacios insólitos de la educación pública estadounidense, hasta el punto de que un consejo escolar de Florida aprobó poner el logotipo de McDonald’s en el boletín de notas… y autorizó que quien obtuviera las mejores calificaciones recibiera un Happy Meal», señala el medio.

atención consumidores

Pese a las revueltas que se han levantado contra el implacable asedio de nuestra conciencia, los comerciantes de atención -que buscan la de los consumidores- siempre están desarrollando nuevas ideas, incluso cuando sus medios para entrar en nuestras cabezas están cambiando nuestra propia naturaleza (cognitiva, social, política…) en formas inimaginables hace una generación. Entonces, ¿es mala la publicidad? Wu no entra en ese debate, la cuestión en la que se centra es otra. «La cuestión más apremiante de los tiempos que corren no es cómo deberían hacer negocios los comerciantes de atención, sino dónde y cuándo«, reza el medio en nombre del experto. «Es una cuestión que va al meollo de cómo valoramos lo que solía llamarse nuestra vida privada», añaden.

Entonces, ¿el problema está solo en los gigantes tecnológicos que disparan sus anuncios en busca de la atención de los consumidores? Lo cierto es que Wu señala la importancia de poner en la mesa que economía y política van de la mano, y no hay que dejar escapar esa apreciación. Las grandes tecnológicas trabajan con y para los gobiernos: «La perspectiva más aterradora es la de un gobierno autoritario que trabaja con los grandes monopolios. Ésa fue una característica importante de los regímenes fascistas de los años 30 y 40», responde Wu al medio.

 

Nueva campaña Volkswagen y DDB: Pito, Pito...AnteriorSigueinteAvanzando hacia un modelo publicitario más sostenible gracias a la transformación digital del medio exterior

Noticias recomendadas