Publicidad

LA AUTORREGULACIÓN PUBLICITARIA, UNA HERRAMIENTA EFECTIVA

Nota de Prensa:

La autorregulación publicitaria, en colaboración con las administraciones públicas, es una herramienta útil y eficaz para abogar por comunicaciones éticas que fomenten actitudes responsables. Esta es una de las principales conclusiones obtenidas en el Seminario de Autorregulación Publicitaria: Compromiso de Responsabilidad Social, organizado por la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE), que reunió a representantes de administraciones públicas, instituciones, publicitarios, empresas, etc.

FIAB: “La solución está en la educación”

Pilar Velázquez, Directora de Derecho de la FIAB (Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas), profundizó en la efectividad de la colaboración entre administraciones públicas e industrias para poner en marcha Códigos de Autorregulación. “La confianza entre administraciones e industrias es fundamental para la correcta ejecución de estos códigos”, destacó Pilar Velazquez. FIAB y el Ministerio de Sanidad llegaron a un acuerdo en 2004 para poner en marcha estrategias de sensibilización contra la obesidad infantil. Fruto de este acuerdo, en septiembre de 2005 se aprobó el Código PAOS (Nutrición, Actividad Física, Prevención de la Obesidad y Salud) de Autorregulación Publicitaria para luchar contra la obesidad infantil, que trabaja en la calidad de la publicidad y no en la restricción de ésta. Hasta el momento, más del 70% de las empresas del sector alimentación se han adherido al Código PAOS.

Igualmente, en su intervención Pilar Velázquez defendió la idea de que “no existen alimentos buenos o malos para la salud. Es una cuestión de dietas y de estilos de vida”. En este sentido, defendió la necesidad de cambiar hábitos, “aunque sea más complejo y difícil poner una norma, que regular”. La educación se enmarca, así, como la mejor solución para la promoción de hábitos saludables.

La influencia de la publicidad en la juventud

Por su parte Rafael Garrido, psicólogo de Milward Brown, relativizó la influencia de la publicidad en los jóvenes. El cinismo o análisis crítico con el que se enfrentan a los anuncios, la sobresaturación publicitaria, la integración de la publicidad en su universo cultural y la no necesaria relación inmediata entre publicidad y ventas constituyen alguno de los factores que inducen a pensar en una menor influencia de la publicidad sobre el universo juvenil. Además, destacó Garrido, “muchas veces la publicidad tiene una función más defensiva que persuasiva”.

Garrido aseguró, igualmente, que “la prohibición de la publicidad no sólo no mejoraría la situación, sino que la puede empeorar, porque sólo se induciría a fomentar la visión clandestina del producto y lo aproximaría al mundo de la droga. Cualquier cosa que se prohíbe en los jóvenes se convierte fácilmente en una tentación”.

Equilibrio entre la libertad de expresión y la responsabilidad

José Domingo Gómez, director general de Autocontrol, organismo independiente encargado de velar por el cumplimiento de los códigos de autorregulación, explicó en su intervención que “la autorregulación busca el equilibrio entre la libertad de expresión y la responsabilidad de las industrias”. Actualmente el 70% de la publicidad española se somete al arbitraje de Autocontrol.

Autocontrol regula la publicidad a través de tres sistemas: los códigos de autorregulación, la consulta previa o copy advice y los jurados. Respecto a los códigos de autorregulación, el organismo de control cuenta con dos códigos generales: el de la publicidad y el de confianza on-line, el único reconocido por el Gobierno. Además, más de diez sectores empresariales como el de bebidas espirituosas, farmacéutico, videojuegos, jugueteros, etc., encomiendan a este organismo el control de sus publicidades.

El jurado de Autocontrol, compuesto por miembros totalmente desvinculados de cualquier sector económico, “es una especie de ventanilla de quejas del cliente” abierta a toda la sociedad. El tiempo medio de resolución de las controversias es de 15 días, por lo que las empresas recurren a este sistema frente a los tribunales de justicia. La rapidez en las resoluciones ha favorecido el desarrollo, en dos años, del jurado de Autocontrol, que ha revisado 1.200 casos en los dos últimos años (frente a los 400 que han resuelto los jurados desde la aprobación de la Ley General de Publicidad en 1988).

La consulta previa o copy advice, implantado también en el sector de las bebidas espirituosas, es un sistema voluntario, confidencial y no vinculante al que se someten las empresas antes de emitir su publicidad. Desde el 1 de enero al 30 de octubre, Autocontrol ha recibido casi 3.000 consultas previas, de las que 2.000 eran de anuncios televisivos. “El 10% de la publicidad que emite la televisión pasa por nuestra consulta previa”, indicó José Domingo Gómez. El director General de Autocontrol señaló que el organismo cuenta con más de siete convenios de autorregulación con administraciones públicas “lo cual pone de manifiesto que la Administración considera eficaz el compromiso de responsabilidad”.

Prevención vs prohibición

El Coordinador de Drogodependencias del Gobierno Balear, Bartolomé Jaume, indicó que “la sociedad es más proclive a estrategias de prevención que de prohibición”. Bartolomé Jaume expuso el ejemplo del Gobierno Balear como experiencia de colaboración entre su administración autonómica y la industria de las bebidas espirituosas agrupada en FEBE, quienes firmaron un convenio de colaboración en el ámbito autonómico el pasado 17 de noviembre, y destacó “la importancia de la corresponsabilidad social”.

El Coordinador de Drogodependencias balear señaló algunos pilares de las políticas preventivas en materia de publicidad, que apuesta por el apoyo a la autorregulación publicitaria en colaboración con la industria.

La “creatividad responsable”

Rafael Garrido, psicólogo de Millward Brown especializado en comportamiento juvenil, enumeró algunos elementos que favorecen, desde la propia publicidad, la promoción de hábitos responsables en el consumo de bebidas con contenido alcohólico:

Favorecer la diferenciación entre las marcas.
Con la diferenciación se estimula la capacidad de elección en el joven, el sentido crítico, el saber, la experiencia y, a largo plazo, la racionalización del consumo. Si todas las marcas fueran iguales lo que primaría es el discurso del producto, del alcohol y sus efectos.
La imagen de marca y las diferencias entre ellas es un factor que favorece una relación mas equilibrada y madura con el producto, Es un primer filtro que ayuda a dar valor al consumo más allá de los efectos nocivos del producto

La estética, la calidad. Se asocia al “saber hacer”, a la experiencia, es sinónimo de alguien que controla que sabe cuál es su límite. La calidad “suele estar reñida” con la cantidad, con los excesos. Se asocia a una vivencia del alcohol más pausada.

El humor. Es un síntoma de salud física y psicológica. Introduce racionalidad e intelectualidad/ ingenio a un mundo muy emocional.

La relación con la autoridad. No son buenos planteamientos muy radicales y rupturistas de la norma social (latentemente invitamos al joven a que también “se salte la autoridad”)

No estimular la velocidad. El joven de hoy es impaciente: los tiempos se acortan, todo tiene que ser instantáneo. Es mejor que no se estimule este eje en la publicidad ya que tiende a relacionarse con el consumo rápido, frenético, con la ansiedad en la noche, con el joven en su versión más alocada e impulsiva

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir