líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La campaña del 20-N es una cruzada de vídeos a la altura de los mejores spots

Los vídeos se han convertido en piezas clave de la campaña electoral, reflejando lo que piensa la gente «de la calle» y sirviéndose de la provocación como arma electoral. La tradicional técnica del ‘busto parlante’ empieza a desaparecer y ahora los grandes partidos abogan por piezas muy elaboradas, propias de la mejor publicidad comercial. En el ecuador de este viaje hacia el 20-N vivimos inmersos en una cruzada de vídeos. El PSOE abrió el fuego en precampaña con un spot en el que rescataba la vieja dicotomía hombre rico-hombre podre que tantos réditos ofreció en el pasado.

Ya en campaña, nos presenta una historia de cine, con imágenes que evocan la expectativa ciudadana en situaciones de crisis. Un tercer vídeo de la factoría socialista muestra a Rubalcaba en un teatro, simulando una clase magistral en la que el candidato se afana en recuperar el «optimismo propio de la izquierda», que tan buenos resultados le dio a Zapatero en la campaña de 2008. Los socialistas buscan, de este modo, una historia que pueda animar a su propio caladero, ya que las encuestas no se pronuncian a su favor.

http://www.youtube.com/watch?v=aHsSvMaxi78

El PP, por su parte, apuesta por el realismo e insiste en el tema del empleo. Sus vídeo se encuadran dentro de la tipología de la gente de la calle, que representa al ciudadano medio junto a sus problemas  y necesidades inmediatas. En uno de sus spots aparecen personas anónimas que llevan carteles, cada uno de ellos con susmensajes como «Quiero un trabajo estable. Que aseguren mi pensión». Al final del relato se reúnen todos los carteles y, sobre el fondo negro, puede leerse el lema de campaña: «Súmate al cambio».

La poemica llegó cuando los socialistas catalanes (PSC) dieron suelta al nuevo dóberman, un relato de novela negra con los recortes de fondo. El vídeo presenta tres historias:la de una anciana en silla de ruedas desatendida, la de unos alumnos cuya profesora es una figura y la de un joven tendido en una camilla, a quien vigila un maniquí. El mensaje es inequívoco: el enfermo muere porque «los recortes tienen consecuencias».

F. González Mesones (Buongiorno): "el móvil como herramienta de marketing y publicidad tiene el futuro garantizado"AnteriorSigueinteFernando Tellado, CM de UPyD, en la jornada de Política 2.0 organizada por MarketingDirtecto.com

Noticias recomendadas