Publicidad

La PLV implica un desempeño logístico

La evolución de la PLV o publicidad en el lugar de venta

A la hora de diseñar PLV, hemos de tener en cuenta que esta debe incrementar el valor añadido de los productos presentados y llamar la atención del cliente

PLV

Llamamos PLV o publicidad en el lugar de venta a toda aquella forma de publicidad diseñada con el objetivo de influir sobre el consumidor en el interior de un establecimiento comercial. Dentro de esta amplia definición encontramos formatos diferentes como carteles, displays, stoppers y expositores. La publicidad en el lugar de venta se basa en materiales físicos dirigidos a dar a conocer una promoción, producto o marca.

Al estar basada en materiales físicos, la PLV implica un desempeño logístico. Por ello, debe cumplir una serie de requisitos que la hagan rentable y funcional: facilidad de producción, facilidad de montaje, desmontaje y transporte, etc. Es decir, además de estar compuesta por materiales ligeros, su volumen debe estar completamente optimizado para la paquetización y traslado. A la hora de diseñar PLV, hemos de tener en cuenta que esta debe incrementar el valor añadido de los productos presentados y llamar la atención del cliente.

El objetivo de los elementos que configuran la PLV es favorecer la venta mediante la influencia en la decisión de compra. En casi todos los establecimientos del sector retail es común encontrar este tipo de elementos (supermercados, hipermercados, grandes almacenes, etc.), pero también en comercios especializados (perfumerías, farmacias o estancos) así como en HORECA y tiendas de conveniencia.

La PLV lleva décadas usándose dentro de los establecimientos. Su popularización ha producido cierta saturación, lo que causa sin duda una disminución de la eficacia a la hora de llamar nuestra atención como consumidores. Consecuencia de esto es que uno de los principales retos para este tipo de publicidad es el de la diferenciación. ¿Es posible diferenciarse en un entorno saturado y de muy alta competitividad?

Una de las grandes herramientas que más pueden contribuir a esta diferenciación a lo largo de los próximos años es la digitalización. Cada vez es más común encontrarnos con soluciones de PLV digital, que no es más que la aplicación de tecnología digital a dichas piezas publicitarias. Esta tecnología puede estar basada en pantallas táctiles (incluso integrando tablets en el propio mueble), pero también en soluciones de realidad virtual (VR), realidad aumentada (AR) o realidad mixta. Otra de las oportunidades es la que representan las balizas informativas o beacons que interactúan con los dispositivos móviles de los consumidores.

El límite de lo que puede ofrecer la tecnología en este sentido está en la imaginación. Interactividad, soluciones audiovisuales, técnicas de gamificación, etc., son algunas de las posibles innovaciones en el campo de la publicidad en el lugar de venta para llegar mejor y de forma más sencilla al consumidor. Debido a esto, el sector de la PLV es uno de los campos más abiertos a la evolución y sin duda nos deparará sorpresas en un futuro inmediato.

Nota de prensa.

Te recomendamos

PREMIOS EFICACIA

Enamorando

Yoigo

Podcast

Atres

Compartir