Publicidad

LA FEBE SIGUE APOSTANDO POR LA AUTORREGULACIÓN PUBLICITARIA

La Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) sigue apostando por la autorregulación publicitaria. Una orientación que queda patente en la primera revisión completa de su Código de Autorregulación Publicitaria, presentada este martes en Madrid por el director general de la federación, Jaime Gil-Robles.

Tras ser aprobado por el Tribunal de Defensa de la Competencia, este código que ahora actualiza FEBE y que fue creado en 1999, se aplicará de forma inmediata a todos los miembros de la federación, lo que supone prácticamente el 100% del sector de bebidas espirituosas. Esta asociación reúne a las aproximadamente 150 empresas que productoras de bebidas espirituosas.

El nuevo texto amplía los límites legales y somete a las empresas asociadas a un estricto control de sus mensajes comerciales por parte de un comité de expertos independientes de Autocontrol (organismo independiente encargado de velar por el cumplimiento de los códigos de autorregulación). La regulación de publicidad de responsabilidad social es su principal objetivo.

La FEBE quiere afianzar con esta actualización el compromiso de la industria con el fomento de hábitos saludables entre los consumidores, y promover un uso adecuado y sensato del alcohol. Aunque la mayor protección en la publicidad de los colectivos considerados de riesgo es también un punto fuerte del nuevo Código.

"Entendemos, y así lo demuestran los datos, que alrededor del 95% de los españoles tiene un consumo sensato, moderado y responsable de bebidas alcohólicas, y nuestro objetivo como sector es tratar de ir aumentando ese porcentaje para conseguir el 100%", según Gil-Robles. Así, por ejemplo, no se puede presentar la abstinencia como algo negativo, el consumo de alcohol asociado al éxito sexual o laboral o, por supuesto, mezclar alcohol con conducción.

Una iniciativa conjunta

El sector se dotó de forma voluntaria en 1999 de esta fundación, que tiene como objetivo desarrollar programas de responsabilidad desde un sector entero -hasta ahora siempre se ejecutaba desde una compañía-, que tienen en cuenta la prevención del consumo de alcohol en colectivos considerados de riesgo (menores de edad, conductores, etc.). Una asociación en la que el sector destina alrededor de 3 millones de euros al año.

En lo que a los menores de edad se refiere, se prohíbe, entre otras cosas, que aparezcan en los anuncios menores de 23 años –aumentando la edad en dos años- y el uso de imágenes, iconos y personajes públicos vinculados a los más jóvenes. En cuanto a la protección de la imagen de la mujer, se han incorporado íntegramente las recomendaciones del Instituto de la Mujer, haciendo hincapié en que no se muestren imágenes femeninas que tengan carácter discriminatorio, estén estereotipadas y puedan generar violencia.

Pero sin duda, una de las novedades de esta actualización es la adaptación a Internet. Todas las comunicaciones comerciales realizadas a través de la red quedan sujetas a partir de ahora a sus disposiciones. Entre las medidas adoptadas destaca la obligación de incorporar en las páginas Web de las empresas asociadas o de sus marcas de bebidas alcohólicas una tecla de paso obligado que diferencie a los consumidores mayores de edad. Además, cuando en las páginas Web haya cuestionarios para participar en cualquier tipo de censo o promociones se deberá incorporar una petición de la fecha de nacimiento completa para evitar la participación de menores. De forma voluntaria, cualquier banner de los asociados puede contener la leyenda "Bebe con moderación, es tu responsabilidad".

Apuesta por la autorregulación

FEBE cree que la autorregulación tiene tres ventajas fundamentales. La primera es que los códigos de autorregulación suelen ser más amplios que los que marcan las propias normas. Gil-Robles recuerda que en España "hay normas de carácter estatal y de carácter autonómico, con lo cual la publicidad está tan sobrerregulada que lo que pretendemos es que esas normas fueran más amplias, estrictas e incuso dinámicas, porque se adaptan mejor a los elementos sociales". En segundo lugar, la asociación asegura que con este sistema, los propios departamentos de marketing y publicidad de las empresas son los primeros garantes del cumplimientos del código, porque establece claramente cuáles son las reglas de competencia. Por último, creen que se trata de un sistema más rápido, eficaz y económico. Es un sistema, según el director general de FEBE, que "ha demostrado su eficacia durante años, y no sólo por ser una medida preventiva, sino por la rapidez con que permite gestionar los conflictos cuando estos llegan a producirse", según Gil-Robles. El plazo medio de resolución es de 14 días (28 si hay recurso de alzada).

La autorregulación es, según Gil-Robles, "una tendencia cada vez más desarrollada en el mundo de la publicidad, que viene avalada por la UE a través de la directiva de Televisión Sin Fronteras o desde el Libro Verde de la Publicidad, incluso por la propia Ley Nacional General de Publicidad. No deja de ser un instrumento en el que un sector o una determinada empresa se dota de una normas bajo las que va a desarrollar su publicidad, tanto en contenidos como en formas".

En 2003 ya se daba un paso más. FEBE firmaba este año –siendo uno de los primeros países en Europa- un convenio con Autocontrol, por el que se incorporaba a su Código de Autorregulación el dispositivo copy-advice o revisión previa voluntaria de las campañas de publicidad. A partir de entonces, todas las publicidades antes de emitirse se envían a Autocontrol, y ella, a través de un gabinete técnico, determina si esa publicidad cumple las normas del código, las leyes autonómicas y, por supuesto, las nacionales.

La ventaja del copy-advice es que reduce o casi elimina la litigiosidad en materia publicitaria. Por ejemplo, de las casi 200 reclamaciones que tuvo Autocontrol el año pasado sobre todo tipo de publicidades sectoriales, sólo cuatro tenían que ver con nuestro sector, y de esas sólo uno dio lugar a un dictamen de Autocontrol.

La FEBE pretende ir así hacía la corregulación. Según Gil-Robles, "hay que sumar al sistema de autorregulación, no sólo la cesión a Autocontrol la interpretación de esas reglas del juego, sino también el tercer eje, que es la administración haga suyo el sistema de autorregulación", teniendo en cuenta las ya mencionadas ventajas de la autorregulación.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir