Publicidad

LA GORRA DEL GOLFISTA, LUGAR DISPUTADO

La apariencia de un golfista se parece cada vez más a la de un corredor de Fórmula 1. Cada accesorio puede estar patrocinado por un anunciante, aunque la gorra se lleva la palma. Este es el complemento donde es más caro insertar publicidad. De hecho, los jugadores no se quitan la gorra ni para saludar a los rivales tras finalizar el torneo porque a los anunciantes no les gustaría que en ese momento su marca no se viera. Después de la gorra, el lugar que le sigue en la jerarquía de los precios de los logos son el pecho, la manga que guía y la bolsa.

Por ejemplo, el golfista Phil Mickelson ganará un aproximado de 50 millones de dólares en patrocinios y cuotas de aparición este año, de acuerdo con su agente. Gran parte de esta cantidad vendrá de sus principales patrocinadores: Bearing Point, una consultora de negocios promocionada en su gorra; Ford, en su camisa; y Callaway Golf su fabricante de bastones en la manga izquierda. El número 1, Tiger Woods, ganó 80 millones de dólares en patrocinios de junio de 2004 al 2005.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir