líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Historia de la Familia Belasco

Marketing y PublicidadGrupo La Navarra

Emprendimiento, trabajo y finalmente el éxito. La historia de GLN.

Historia de la Familia Belasco

Patricia Aguado

Escrito por Patricia Aguado

Conocemos la historia de la Familia Belasco, fundadores del Grupo La Navarra.

Grupo La Navarra tiene su origen en 1.580 cuando nace Don Diego de Belasco y años más tarde funda una pequeña destilaría en Lerín (Navarra).

Hace 192 años, el 14 de septiembre de 1831, Destilerías La Navarra abrió sus puertas en la localidad navarra de Viana. Buenaventura Belasco se trasladó desde Lerín a Viana para adquirir la fábrica de aguardiente de la Compañía de Navegación de Caracas y así elaborar el primer pacharán artesanal.

A principios del siglo XX, llegó la primera gran transformación con la creación de la marca La Navarra. A comienzos de la década de los 50, la empresa experimentó su crecimiento más fuerte ya que fue el comienzo de los años dorados del pacharán y de su popularización.

Han pasado siete generaciones desde 1831 y Destilerías La Navarra elabora vinos y licores que se pueden encontrar en medio mundo.

Sus comienzos

Juan Ignacio Belasco Baquedano nació el 14 de abril de 1944 en Viana, Navarra, un pueblo con mucha historia dentro del Reino de Navarra y situado a tan solo 8 km de Logroño, capital de La Rioja.

En Viana, y pegada a sus murallas, estaba situada la sede del negocio familiar que dirigía su padre, Jaime Velasco Gómez. La destilería siempre fue un lugar donde jugar pero también el cobijo al fuego de los alambiques en los meses de invierno.

En la planta baja de la casa familiar, situada junto al Ayuntamiento, su padre, Jaime, y su madre, María Luisa, tenían una tienda donde vendían los destilados que se elaboraban artesanalmente en la Destilería, situada al final de la misma calle donde se encontraba la vivienda.

Juan Ignacio se crió en Viana, en contacto con la naturaleza. Los viñedos y los animales formaron parte de su infancia, conviviendo día a día, hecho que también marcó su futuro empresarial.

Tras finalizar el bachiller en el colegio de los Padres Escolapios de Logroño, comenzó a estudiar Comercio en esta misma localidad. Su pasión por el vino y los viñedos, le llevaron a Madrid a cursar estos estudios de Enología. Una vez terminados, y con 22 años, se incorporó al negocio familiar. Era época de cambios en la producción de alcoholes en Navarra, donde existían muchos y pequeños negocios que fueron fusionándose en cooperativas o transformándose en fábricas de licores. Destilerías La Navarra siguió elaborando todo tipo de licores: Anís, ron, ginebras, vermouth y, por supuesto, pacharán.

Y mientras seguía los pasos de su padre en la Destilería, mantenía su pasión por los animales. Esta afición por los animales (vacas, caballos) le hizo tomar las riendas de la explotación ganadera que su familia tenia en Viana y Torres del Río.

Parte de esta explotación también era agrícola y durante varios años fue el responsable de las viñas familiares, cuyas uvas vendían a otras bodegas de la zona. Aquí comenzó y desarrolló su amor por la agricultura, y en particular, por las viñas, su auténtica pasión.

Pero un trágico accidente cambió el futuro empresarial y familiar de Juan Ignacio. En 1973, su hermano Miguel, fallece y este fatal accidente, hizo que Juan Ignacio tuviera que ocupar el cargo de su hermano en la empresa como director comercial en Destilerías La Navarra.

En 1974, empieza una nueva etapa

En 1974, Juan Ignacio se hace cargo de la empresa y ya tenía en mente ampliar el negocio familiar. A pesar de tener la oposición de su padre, decide abandonar la elaboración de productos a granel y centrarse exclusivamente en el pacharán, que estaba en auge, gracias a los restaurantes vascos que se abrían por toda España.

Las ventas empezaron a crecer de tal forma que en 1979 decide trasladar la Destilería del centro de Viana al polígono La Alberguería y ya crea una de las destilerías más avanzadas tecnológicamente, centrada exclusivamente en destilar y elaborar pacharán.

En 1986, Juan Ignacio Belasco, sin dejar de mantener el producto estrella de la empresa, reivindicó el carácter emprendedor de la familia con el lanzamiento de nuevos destilados. Y como hombre adelantado a los tiempos, elaboró el primer pacharán light de la historia.

Y aunque, no se convirtió en un producto de “superventas”, demuestra su carácter emprendedor e innovador. Y a fuerza de experimentar, en los años 80 comenzó a recibir sus primeros reconocimientos en Londres y Paris, premios a la calidad por la introducción de nueva tecnología aplicada en la elaboración de licores.

En 1988, Juan Ignacio fue el primero en España en cambiar la forma de elaborar el pacharán, comenzó a utilizar depósitos rotatorios horizontales sustituyendo al sistema tradicional de depósito vertical. Un adelanto técnico que han seguido otras destilerías. Pero Juan Ignacio, añadió a la tecnología, CALIDAD y estableció la norma de utilizar únicamente endrinas frescas, (fruta del pacharán) no congeladas, para la elaborar el pacharán La Navarra.

La Navarra se convertía así en el pacharán líder en el norte de España y permitió a Juan Ignacio aumentar el negocio y construyó en 1988 la mayor nave de maceración de fruta fresca de Europa: 22 depósitos de 35.000 kg cada uno.

Esto le permitió crear una nueva línea de productos de licores de frutas que se empezaron a comercializar con el nombre de Blanca de Navarra, en homenaje a la Reina de Navarra, que reinó durante la primera mitad del siglo XV.

Bodegas en Navarra a finales de los 80

Durante todo este tiempo, Juan Ignacio compaginaba la dirección de la Destilería con su afición por el campo y el cuidado de las viñas familiares. A finales de los 90, y con 46 años, pudo cumplir su sueño: elaborar vino en Navarra. El primer viñedo que compró fueron las viñas de Bodegas Marco Real, situadas en Olite, ciudad sede de los Reyes de Navarra y situada 35 km al sur de Pamplona.

Bodegas Marco Real se crearon en 1988 en Olite por Antonio Catalán, empresario y fundador de la cadena hotelera NH. Gracias a su amistad y la necesidad de contar con un socio, no dudó en contar con Juan Ignacio Belasco por su profundo conocimiento de enología. De esta forma, se integra en el accionariado y en tan solo unos años pasaría a adquirir el 100 % del accionariado y poder controlar de principio a fin la elaboración de sus vinos.

Lo primero que hizo fue incorporar a Marco Real los viñedos de la familia, situados en Torres del Río, y así poder elaborar sus vinos con uva propia. A principios de los 90, la bodega recién construida empezó a ser conocida por sus vinos jóvenes con la marca Homenaje y en pocos años se convirtió en una de las marcas de vino más vendidas en España y sur de Francia, sobre todo, el vino Homenaje Rosado. Durante esta época, Homenaje patrocinó deportes en el País Vasco como las traineras o la pelota vasca junto al cocinero vasco Karlos Arguiñano, con quien tiene una gran amistad.

En estos años, creció la familia en Bodegas Marco Real con los vinos Homenaje Crianza y Reserva, elaborados principalmente con las uvas Tempranillo y Cabernet Sauvignon.

Al mismo tiempo que crecían Bodegas Marco Real, Destilerías La Navarra se convirtió en una de las destilerías más importantes de España ya que el consumó del pacharán creció a un ritmo vertiginosos y entró en su década dorada. Además, Juan Ignacio decide invertir en Cuba y crea una empresa de importación de materias auxiliares a la construcción, además de invertir en proyectos turísticos de la isla.

Con el asesoramiento del enólogo francés Bertrand Bourdiel, con quien estudió durante meses, crearon un magnífico viñedo con las variedades Tempranillo, Garnacha, Cabernet y Merlot. Los dos tenían la misma filosofía y no es otra que seguir la idea de que el vino se elabora en el viñedo y no en la bodega.

Más allá de Navarra

Pero el espíritu inquieto de Juan Ignacio, le llevó a finales de los 90, a buscar nuevas zonas vinícolas, en España y en el mundo, en las que encontrar un potencial enorme para elaborar vinos de calidad. Comenzó a viajar por diferentes zonas junto a Bertrand Bourdil, convertido ya en un gran amigo de la familia Belasco.

Juntos no dejaron de catar viñedos por toda España y la primera decisión fue adquirir en 1999, 100 hectáreas en Villaester, en la DO Toro, creando Viñedos de Villaester, primer proyecto enológico de Juan Ignacio Belasco fuera de Navarra. En esta denominación, se comenzó a elaborar con la uva autóctona de la zona, Tinta de Toro, y nacieron los vinos Taurus roble, Taurus Crianza y Villaester.

Señorío de Andión, vuelta a Navarra en 2001

Con 56 años, fruto de sus constantes ganas de innovar y evolucionar, Juan Ignacio decidió en el año 2000 comenzar a construir la primera bodega Premium de Navarra para elaborar exclusivamente con las mejores uvas seleccionadas cada año en los viñedos de la familia. Señorío de Andión, nombre de la nueva bodega, se construyó también en Olite, frente a Marco Real y comunicadas bajo un túnel.

Solo se elaboran vinos Señorío de Andión los años que Juan Ignacio y el equipo de enólogos consideran que la uva es excepcional y la añada 2001 fue su primera cosecha. La construcción de esta bodega supuso todo un reto, pues apenas había ejemplos de este tipo en España o Francia.

Señorío de Andión se convirtió en una bodega excepcional. Era el sueño de Juan Ignacio. Una bodega construida bajo tierra con la última tecnología posible: 17 tinos de 10.000 litros de madera y 32 depósitos de 15.000 litros acero inoxidable para hacer la fermentación alcohólica y control total de temperatura individual de cada depósito.

En 2003, nace una nueva marca y un nuevo proyecto Viña de Sopié en la DO Rueda, y de esta forma, entra en la elaboración de vinos blancos.

Su “locura”, irse a Mendoza

Juan Ignacio decidió en 2002 coger aire fresco y viajar fuera de España. Así que puso tierra por medio, y realizó varios viajes a Chile y Argentina para conocer la enología del Nuevo Mundo.

Ignacio convenció a Bertrand Bourdiel para viajar a Mendoza y descubrir con él este nuevo mundo, y catar todas las uvas posibles con a su amigo y enólogo, ya de prestigio internacional. Bourdiel se enamoró también del potencial de los vinos elaborados en Argentina y en concreto, los vinos de Luján de Cuyo, llamada Alto Agrelo, en Mendoza.

En marzo de 2002, Juan Ignacio encontró en Luján de Cuyo lo que iba buscando. Fue un flechazo. Estos viñedos pertenecían a los hermanos Bertona. Su familia había explotado estos viñedos desde 1910 y actualmente vendían gran parte de la uva a las bodegas de alrededor, entre ellas a la más famosa Catena Zapata, a menos de 3 km de la finca.

Juan Ignacio decide invertir en esta zona y compra dos fincas de las zonas de Alto Agrelo en Lujan de Cuyo. Una finca de 45 hectáreas, en la calle Cobos, donde se construirá la bodega y otra finca de 15 hectáreas en la calle Thames. Toda la finca estaba plantada con la uva Malbec en espaldera, salvo una pequeña zona con Bonarda.

En agosto de 2003, con 59 años, comenzaría a construir la bodega – Belasco de Baquedano -y en septiembre de 2003 envía a su hijo Mikel (27 años) para ayudarle en la supervisión. La bodega es una copia mejorada de Señorío de Andión, la bodega premium construida en Navarra en 2001.

La construcción de la bodega se realiza a contrareloj para estar preparada para la vendimia de finales de marzo de 2004. Con la experiencia de las bodegas de España, Belasco de Baquedano también se construyó bajo tierra para trabajar toda la entrada de uva por gravedad. Se crearon dos salas de frío, para disminuir la temperatura de la uva durante 24 horas, antes de su entrada a bodega. Cuenta con una cinta de selección en la que pueden llegar a trabajar 18 personas para elegir los mejores granos de uva. La bodega cuenta con depósitos de acero inoxidable de 15.000 y 20.000 litros y tres salas de barricas diferentes con control de temperatura.

En el viñedo, se hizo una importante inversión para complementar el sistema de riego tradicional de Mendoza con la última tecnología en sistemas de riego por goteo. Belasco de Baquedano cuenta también con su propia reserva de agua dentro de la finca.

La inauguración de la bodega se celebró en octubre de 2008, con la presencia de Karlos Arguiñano, el cheff mas mediático de la historia de la cocina española y muy conocido también en Argentina, lo que demuestra la fuerte amistad que les une desde los años 90.

Se une a las Estrellas Michelín

En el 2010, fruto de su reciente pero intensa amistad con Martín Berasategui, el cheff con más estrellas Michelin de España, se unen y crean una join venture ya que Martín quiere que Juan Ignacio elabore los vinos que va a comercializar con su imagen y su nombre. Para Juan Ignacio ha sido un orgullo poder trabajar con el equipo de sumilleres de tan prestigioso restaurante a nivel mundial. Fruto de este trabajo, nace la gama de vinos y licores Martín Berasategui que se comercializan en España, México, Republica Dominicana y Brasil.

Otros negocios, un carácter empresarial imparable

Su carácter empresarial fuera del sector del vino le llevó en 1992 a formar parte del consejo de administración de Bankoa, banco situado en San Sebastián y que posteriormente compró Credi Agricoles en 2006. Fueron años de mucho trabajo, compaginar todas las actividades y viajar.

Como buen emprendedor, Juan Ignacio tenía buen olfato para ver oportunidades en el sector agrícola o pesquero. A mediados de los 90 compró una finca de espárragos en Trujillo, Perú. Consiguió crear una calidad de espárragos similar a la conseguida en la propia Navarra y llegó a ser uno de los principales importadores de espárrago. Así nació otra rama del negocio dedicada a productos elaborados para hostelería.

Llegó a acuerdo con empresas del sector de las conservas de atún y del pimiento del piquillo del País Vasco y de Navarra respectivamente.

Con 69 años y con ganas de seguir creciendo, Juan Ignacio crea en 2013, otra join venture con una bodega italiana para elaborar nuestra propia marca de vermouth y moscatos. Productos de gran auge de nuevo en España y para ello, Juan Ignacio rescató la marca Molteni, creada por su padre, Jaime Belasco, ya que también él elaboró su propios vermouths pero con la llegada de Martini y Cinzano las dejó de elaborar en 1979. Actualmente, Molteni –vermouth y moscato – está de nuevo en las calles gracias a esa fuerza infatigable por seguir innovando.

Siglo XXI

En abril 2017, Juan Ignacio Belasco, presidente de Grupo La Navarra y Familia Belasco, falleció en Pamplona a los 73 años, una de las personas más importantes e influyentes en el sector del pacharán, licores y vinos de Navarra.

Tras su fallecimiento, la familia Belasco deja la dirección y administración de GLN y Familia Belasco a un gran equipo de profesionales para afianzar las marcas tanto en destilados como en vinos, además de hacer crecer la empresa con la incorporación de nuevos productos.

En 2016, y un año antes del fallecimiento de Juan Ignacio Belasco, nombra a José Manuel Plo como director general de GLN. Su trayectoria en el Grupo comenzó en 1994 al que entró a formar parte como director comercial y de marketing.

En noviembre de 2019, se incorporó al grupo Kepa Sagastizábal como director técnico de las bodegas, con una gran trayectoria en el sector vinícola. Con su incorporación, los vinos de Marco Real se han posicionado como como referentes de calidad entre los vinos de Navarra.

En junio del 2020, al equipo de José Manuel, se incorpora Ricardo Aguiriano, para reforzar la internacionalización de todos los vinos y destilados, y dirigir el departamento de marketing y establecer la estrategia global de la marca.

Con este nuevo equipo, GLN se sitúa en el siglo XXI como una de las compañías más importantes en la distribución de destilados en España con capital español.

Actualmente, la compañía elabora vinos en Navarra con las marcas Homenaje, Marco Real y Fina La Pared. En su adn está un gran espíritu explorador, y con este emprendimiento elaboran vinos en 6 zonas vinícolas de España.

Nota de prensa

 

De aborrecer la publicidad a amarla sobre todas las cosas: Netflix podría lanzar versión gratuita con anunciosAnteriorSigueinteEl Gobierno "arremete" contra Mercadona y otros supermercados (y crece la tensión en la coalición)

Contenido patrocinado