Publicidad

LA PASARELA BARCELONA SE TAMBALEA POR FALTA DE PATROCINIOS

Nadie imagina un desfile de moda sin más marcas que las de los diseñadores que exhiben sus creaciones, pero la tercera edición de la Pasarela Barcelona es el ejemplo de ello. Este año, todos los patrocinadores han abandonado a la moda catalana, dejando al evento con un presupuesto ínfimo con sus respectivas consecuencias.

La Pasarela Barcelona ha tenido que renunciar a la presencia de prensa, a compradores internacionales y a la participación de prestigiosos modistos como el chipriota Hussein Chalayan. A esta fuga de patrocinadores se le ha sumado el recorte de la subvención que la pasarela recibía por parte de la Generalitat de Cataluña. El gobierno catalán ha reducido a la mitad la subvención, que este año será de 1.250.000 euros frente a los 2.412.000 euros del año pasado. El evento ha fracasado en su intento de autofinanciarse a través de patrocinadores, y la Generalitat no admitirá que la pasarela sea financiada íntegramente por el Estado, de ahí la reducción.

Joseph Maria Donat, presidente saliente de la Pasarela Barcelona, reconoce que la cita está pasando por momentos difíciles y asegura que “con los cambios políticos y la incertidumbre, las firmas prefieren invertir en otro sitio”. De no conseguir el apoyo suficiente por parte de patrocinadores para el año que viene, la pasarela catalana podría desaparecer del circuito de la moda. Por el momento, los organizadores de la pasarela esperan recibir a 18.000 visitantes y calculan que el evento reportará a la ciudad entre cuatro y seis millones de euros. Entre los diseñadores que presentarán sus creaciones se encuentran Konrad Muhr, Armand Basi, Joaquim Verdú, Antoni Miró y Custo Barcelona.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir