Publicidad

La polémica por el spot olímpico de las Malvinas sube de temperatura

El controvertido spot olímpico de la agencia Young & Rubicam Buenos Aires sigue en el ojo del huracán. Después de que la clase política británica y el propio Martin Sorrell, CEO de WPP, matriz de Young & Rubicam, criticaran duramente el anuncio, al debate se suma ahora Héctor Timerman, ministro de Asuntos Exteriores de Argentina. Timerman no sólo defiende el polémico spot sino que se atreve a poner los puntos sobre las íes a su homólogo británico Philip Hammond y, de paso, también al magnate australiano de los medios de comunicación, Rupert Murdoch.

"El ministro de Exteriores de Reino Unido exige, como un señor poderoso, que las argentinos expresen sus disculpas por un spot creativo que no hace sino reflejar lo que sentimos", señala Timerman. En el anuncio en cuestión, el atleta argentino Fernando Zylberberg aparece entrenando en las islas Malvinas y concluye con esta frase: “Para competir en suelo inglés, entrenamos en suelo argentino. Homenaje a los caídos y ex combatientes”. Hace ahora 30 años estas islas fueron el escenario de cruento conflicto armado entre Argentina y Reino Unido.

En un comunicado de prensa oficial, Timerman insiste en la negativa del gobierno argentino a retirar el spot, tal y como exige el ministro británico de Asuntos Exteriores Philip Hammond. “El mundo es más seguro con creatividad que con bombas”, recalca Timerman.

En su andanada contra el ejecutivo de Reino Unido, Timerman aprovecha para lanzar dardos también contra Rupert Murdoch y su cadena Sky News, que fue el medio utilizado por Hammond para exigir la retirada del spot de las Malvinas. Timerman considera insultante que Hammond haya lanzado este ultimátum precisamente desde un medio de Murdoch, “cuyos periódicos roban emails y pinchan teléfonos para publicar información de actores y políticos de la oposición”, denuncia.

Por su parte, Martín Mercado, director creativo de Young & Rubicam Buenos Aires, ya ha dejado claro que no está en su mano pedir al gobierno argentino que retire el polémico spot. Al fin y al cabo, “la pieza es del cliente”, insiste Mercado.

La polémica podría recrudecerse aún más si, tal y como apuntan algunos rumores, los deportistas argentinos lucen en los Juegos Olímpicos de Londres camisetas con el lema de “Las Malvinas son argentinas”. Algo que parece, de todos modos, poco probable, pues el Comité Olímpico Internacional ya ha censurado el anuncio y ha recordado que las Olimpiadas no pueden utilizarse en ningún caso como plataforma política, informa Campaign Live.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir