Publicidad

La publicidad a la que le crece la nariz como a Pinocho tiene paradójicamente "premio"

pinochoLa publicidad tiene fama de exagerada y de "mentirosilla". ¿El problema? Que las mentiras tienen las patas muy cortas y muy pronto se revelan como lo que son, mentiras puras y duras.

Aunque las mentiras publicitarias plantan su simiente en todo tipo de marcas y productos, el sector de la alimentación es particularmente fértil para los embustes cultivados por las marcas. Consciente de esta realidad, la asociación alemana de consumidores Foodwatch ha puesto bajo la lupa la publicidad de productos alimenticios para otorgar su premio anual a la marca "más mentirosa del año".

Y bien, ¿quién ha sido este año la receptora de este dudoso premio? El máximo galardón ha ido a parar, con el 45,8% de los votos de los consumidores, a manos de la filial de Nestlé Alete. ¿Su “pecado”? Vender como saludables sus preparados alimenticios para bebés cuando en realidad tales preparados alimenticios fomentan la obesidad y la formación de caries en los más pequeños de la casa.

La medalla de plata en esta singular entrega de premios ha sido para Knorr. El 25,2% de los consumidores echa en cara a la famosa filial de Unilever que en su sopa de pollo esta ave brilla en realidad por su ausencia. Además, y pese a que el envase de la sopa asegura no contener potenciadores de sabor, lo cierto es que los lleva por doquier.

El podio de las mentiras publicitarias más “gordas” del año lo completa Coca-Cola con su marca de agua con vitaminas Glacéau. El 14,6% de los consumidores recrimina al gigante estadounidense que haya disfrazado esta marca de “medicamento” y lo haya aderezado con vitaminas que el consumidor ingiere en otros muchos alimentos para justificar su elevado precio: 1,80 euros por una botella de apenas medio litro.

La cuarta plaza en este particular Top 5 de mentiras publicitarias es para la marca de galletas Belvita de Mondelez. Aunque la multinacional se empeña en vender como saludables y perfectas para el desayuno estas galletas, lo cierto es que contienen un 28% de azúcares. Y al 11,5% de los consumidores esta contradicción le parece una “tomadura de pelo” en toda regla.

Este particular “paseo de la vergüenza” lo completa la marca de zumos bio “Unser Norden" de Coop. El 2,9% de los consumidores acusa a esta marca de mentir descaradamente cuando asegura en sus envases que las manzanas de sus zumos provienen íntegramente de la región cuando en realidad vienen en ocasiones de tierras muy lejanas.

windbeutel

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir