líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Marketing y Publicidad

La publicidad de mal gusto también tiene premio

¿Se censura la publicidad a sí misma? Ya sea por exigencias del cliente o por una simple cuestión de decoro y de buen gusto, lo cierto es que la mayor parte de los anuncios que vemos a diario en la prensa, en la televisión o en internet son anuncios «autocensurados». Y los son porque han sido fabricados ateniéndose a unos límites. ¿Qué pasaría, en embargo, si la publicidad no tuviera límites? Ésta es la pregunta a la que tratan de responder los galardones Chip Shop Awards, en los que se premia la publicidad sin límites ni reglas.

Con estos premios, se anima a las agencias, a los creativos freelance y a los estudiantes a presentar sus mejores anuncios «sin límites». Los interesados tienen de plazo hasta el próximo 16 de marzo para presentar sus propuestas.

Entre los trabajos presentados a los Chip Shop Awards, hay anuncios de agencias rechazados por los clientes o simplemente ideas brillantes pero no lo suficientemente “decorosas” para ser presentadas en público. “Mejor uso del mal gusto”, “Mejor incorrección política” y “Mejor uso del plagio” son algunas de las categorías de estos originales galardones.

En el jurado de estos premios, que se entregarán el próximo mes de junio en Londres, hay nombres de grandes agencias como TBWA, GS&P y Leo Burnett.

A continuación, recogemos algunas de los anuncios que optan a premio en los Chip Shop Awards:

Desentrañando el "misterio" del branding corporativoAnteriorSigueinte¿En 2012 deberíamos gastar más en social media y móvil que en correo electrónico?

Noticias recomendadas