Publicidad

La publicidad en televisión sólo alienta el materialismo en los niños más infelices

La publicidad en televisión sólo alienta el materialismo en los niños más infelicesLos padres pueden respirar un poco más tranquilos. La publicidad en televisión no tiene tanta influencia sobre los niños como se creía, o por lo menos eso es lo que ha revelado un reciente estudio realizado por C+R Research con el que se trata de entender el materialismo entre los más pequeños y la relación con la publicidad en televisión.

La mayoría de los niños quieren tener lo último en juegos, tecnología o ropa, pero el problema está en que muchos de estos niños creen que con estos productos serán más felices y populares y tendrán más amigos. De hecho, los niños entre 8 y 11 años gastan 28.000 millones de dólares cada año, a lo que hay que sumar los 200.000 millones que gastan en ellos sus padres.

Pero el estudio de C+R Research indica que los niños que están contentos con sus vidas son inmunes a los efectos materialistas que se creía que provocaba pasar horas sentados delante de la televisión, mientras que sólo aquellos que son más infelices son susceptibles de caer en las trampas del marketing, que les convierte en más materialistas. “Para nosotros, esto es muy emocionante y algo esperanzador. Que los niños se hagan más materialistas se presenta como un gran problema, pero este estudio demuestra que el problema puede no ser tan grande como se creía”, explicó Suzanna Opree, candidata doctoral en el Centro de Investigación de Niños, Adolescentes y Medios de la Universidad de Ámsterdam.

En estudios anteriores se había revelado ya que los niños materialistas son los que menos satisfechos están con sus vidas, pero éste es el primero que analiza la causa y el efecto, si es el materialismo el que causa una baja satisfacción en los pequeños o al revés, y el papel que juega la publicidad en este caso. Para descubrirlo se entrevistó a 466 niños de 8 a 11 años de Holanda sobre posesiones materiales, satisfacción vital y publicidad a través de una encuesta online realizada dos veces en un intervalo de un año.

Según reveló el estudio, los niños más felices, a pesar de dedicar horas a ver series como “Bob Esponja” o “The Tofus” en la televisión, no tenían después ese sentimiento de querer algo que no tenían. En definitiva, el materialismo no tenía un efecto sobre su satisfacción, independientemente de la frecuencia con que fueran expuestos a la publicidad. Por otro lado, se descubrió que la falta de satisfacción de los niños tenía un efecto sobre su materialismo, pero sólo sobre aquellos niños que consumían mucha televisión, mientras que aquellos que pasaban poco tiempo consumiendo televisión no se hacían más materialistas.

“Tiene mucho que ver con la forma en que la publicidad trata de vender los productos. El mensaje es: compra este producto porque te hará feliz o te hará más popular”, aseguró Opree.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir