Publicidad

La publicidad nativa no es mala, sólo tiene que aprender a convertirla en un producto de calidad

La publicidad nativa no es mala, sólo tiene que aprender a convertirla en un producto de calidadLa publicidad nativa convive con los consumidores en la vida cotidiana, pero muchos son los usuarios que la demonizan, encontrando problemática en la confusión que genera entre contenidos propios y publicidad.

El secreto de la publicidad nativa reside en que los contenidos publicitarios se integren en el flujo de contenidos propios, sin parecer fuera de lugar. Además es importante que se estudie el comportamiento del internauta dentro de la web para ofrecerle contenidos patrocinados relevantes a sus intereses, lo cual aumentará notablemente las posibilidades de que lo lea a pesar de identificarlo como publicidad.

Para conseguir hacer buena publicidad nativa es necesario ofrecer un contenido relevante e interesante que atraiga al internauta y le haga interesarse por él dentro del enorme mar de internet. Además, al igual que en la publicidad tradicional, la publicidad nativa pertenece al anunciante que tiene total libertad creativa siempre y cuando respete la ley y reglas morales.

Un buen “marketero” nativo debe ofrecer contenidos que generen emociones y lleven a la interactividad, lo cual hará a los internautas sentirse ligados a la marca de manera mucho más estrecha.

La buena publicidad nativa no es mala, y no tiene por qué intentar hacerse pasar por contenido propio, simplemente debe encontrar un estilo propio e interesante que consiga al fin acabar con los molestos banners y anuncios invasivos para pasar a una era de publicidad de calidad.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir