Publicidad

Por qué la publicidad necesita anunciantes con agallas

agallas revoluciónEn un mundo de consumidores súper conectados, que tienen voz y voto para opinar a través de varios canales online y offline, y que pueden crear su propio contenido e influir en el de otros, es evidente que el mayor desafío de las marcas es saber cómo actuar en este contexto sin dejar de ser relevantes.

Es por ello que Matthew Charlton, CEO de la agencia Brothers and Sisters, reclama en un artículo en The Drum que el mundo publicitario necesita "clientes con agallas", que sean visionarios, pero que, sobre todo, tengan coraje para hacer las cosas, lo que según Charlton, significa "poner todo en juego y soportar que todo el mundo le diga que no funcionará, viendo su carrera colgando de un hilo y enfrentándose al reto de crear algo nuevo".

Charlton habla desde su propia experiencia con el lanzamiento de Keith Lemon, el último trabajo de Carphone Warehouse, que representa un “súper mega” cambio para la marca, algo que solo podría salir adelante con un cliente valiente “con agallas” que estuviese dispuesto a “invertir en contenido basado en series propias de largo formato y empezar a producir trabajo creativo que incluye a unicornios que se masturban con la voz de Mr. T, Bros como los guerreros de Kendo y bromas sobre Eric Crapton”.

Charlton cree que el contenido publicitario suele basarse en la cultura de los consumidores, pero que a medida que pase el tiempo cada vez será más difícil hacerlo, ya que los consumidores cada vez tendrán más y más acceso a cosas de su interés. Así que reclama que "hay que tener agallas para seguir formando parte de la cultura de los consumidores".

El gran salto de Felix Baumgartner patrocinado por Red Bull es un ejemplo de acción que no todo el mundo tenía agallas suficientes para hacer. “Un increíble y aterrador compromiso de dinero y tiempo orfreciendo una acción que podría haber salido mal”, por ejemplo, al amenazar la vida del participante de cualquier manera, explica Heide Cohu, directora global de marca en Red Bull. Pero a pesar de todo, se mantuvieron con él cuando casi todos se rindieron.

No es casualidad que la cultura del marketing intente ayudar a los clientes a tener agallas a través de la ciencia y de la investigación. Pero a pesar de ello, muy pocas dan el gran paso, denuncia Charlton. No obstante, se entiende que es difícil hacerlo en el mundo de las redes sociales, donde algo puede hacerse viral por motivos negativos.

Pero Charlton aboga por "hacer un acuerdo más grande que alabar a los clientes". Son los clientes quienes pueden llegar a puntos valientes e interesantes. "Hay muchos cerebros horribles en el marketing y mucho menos valor. Los consumidores van a cambiar eso", concluye.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir