Publicidad

La publicidad se olvida del colectivo gay

gayEl mundo de la publicidad es un sector donde siempre ha reinado la utopía. Estamos más que acostumbrados a ver a personas ejemplares, modelos a seguir, la perfección en estado puro que provocan en nuestra mente el deseo de poseer eso que llevan puesto (y que nos quede igual, por supuesto). La publicidad muestra casi siempre a las parejas heterosexuales, atractivas, de rasgos caucásicos y con unos ingresos boyantes vendiendo productos tradicionalmente atribuidos a los papeles que el hombre y la mujer tienen en la sociedad.

Sin embargo, existe un colectivo que siempre ha estado excluido del mundo marketero y ese es el homosexual. Seguramente porque no son las personas perfectas para la publicidad en varios aspectos y es que, por ejemplo, las parejas del mismo sexo no tienen papeles definidos que encajen con ciertos productos que, en cambio, sí se atribuyen a una pareja heterosexual. Además, su orientación es bastante controvertida en ciertos terrenos por lo que su inclusión en las campañas supone todo un reto para los marketeros no herir sensibilidades.

La publicidad tampoco se dirige a este colectivo como consumidor pues no tienen una identidad definida "¿Cómo los representamos?" o "¿qué les vendemos?" son preguntas frecuentes en la industria por el temor a caer en la ofensa o en los estereotipos.

El colectivo gay es invisible para la publicidad. Sí, es cierto, existen algunos anuncios en los que aparecen, pero solamente se trata de aquellos en los que el tema así lo requiere, como por ejemplo, el día del Orgullo Gay. Aquellas campañas que sí los tienen en cuenta son consideradas polémicas y arriesgadas por lo que, las agencias acaban siempre recurriendo al estereotipo de familias heterosexuales con hijos para asegurarse de que su mensaje llegue a todo el mundo.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir