Publicidad

La publicidad sin "happy end" puede ser maravillosa y este melancólico spot lo demuestra con creces

InterfloraNo está casada oficialmente con los finales felices, pero lo cierto es que la publicidad vive desde el inicio de los tiempos un apasionado romance con los "happy ends". Sin embargo, y como el suyo no es "matrimonio" oficial, la publicidad echa de vez en cuando una canita al aire y se refugia en los brazos de los finales tristes, esos que tanta alergia dan supuestamente al consumidor.

Aun así, y aunque forman una pareja atípica, los anuncios y los finales no felices pueden ser cuando quieren auténticas joyas. Así lo demuestra al menos el servicio de envío de flores a domicilio Interflora en "Circus", un spot absolutamente encantador en su melancolía.

El anuncio está protagonizado por un tímido payaso que hace ímprobos esfuerzos por llamar la atención de su amada, una bailarina del mismo circo en el que trabaja. No obstante, y pese a que el payaso hace todo lo posible por llamar la atención de la joven y brillante bailarina, ésta hace caso omiso de avanzadillas amorosas.

De todos modos, y pese a que la emotiva historia de amor del payaso con la bailarina no parece ir a ninguna parte, un mensaje optimista (“Never Stop Trying”) pone el broche de oro al nuevo y nostálgico spot de Interflora.

Brandhouse firma este anuncio tan deliciosamente huérfano de “happy end”.

Te recomendamos

Enamorando

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir