Publicidad

La publicidad "tradicional" ha muerto… al menos tal y como la conocemos

muertoCada vez son más las voces que señalan que la publicidad “tradicional” ha muerto o se encuentra inmersa en una lenta y dolorosa agonía. Lo cierto es que muchos de los que se encuentran detrás de estos mensajes se están beneficiando económicamente de su desaparición.

Algunos afirman que la publicidad “tradicional” está cercana a su desaparición porque el auge del universo digital ha levantado las barreras para la creación de contenidos de calidad. Otros ven una razón muy simple en el origen de este supuesto ocaso: los consumidores quieren y esperan ser escuchados y eso, parece ajeno a la publicidad de la que le hablamos.

La frase que mejor resume la situación vendría a decir que la revolución digital transformará el sector de la publicidad o hará que se quede inerte. ¿Cómo se afronta esto? Las ganancias de las grandes agencias están cayendo y es un proceso que, según los pronósticos, continuará durante los próximos cinco años. El gasto en contenido digital está aumentando considerablemente casi de la misma forma que estamos asistiendo al auge de los temidos bloqueadores de publicidad.

Factores que han generado un caldo de cultivo sobre el que nadie puede negar que está cambiando la industria tal y cómo la conocemos. Pero ¿cómo se siente el sector?

Las grandes agencias están tratando de mantener su posición y relevancia mediante la contratación de creativos nativos digitales. Talentos que, en muchas ocasiones, no permanecen durante mucho tiempo en estas al darse cuenta de que están dirigidas por lo que comúnmente se ha denominado como “dinosaurios” muy desorientados ante la ingente cantidad de cambios. Es por esto que los grandes talentos son “devorados” por las agencias digitales.

Y son precisamente estas agencias las que nos están diciendo que los millennials, uno de los grandes targets para las agencias, no quieren que les vendan y piden que las marcas sean precisamente menos marcas. Necesitan humanizarse y permitir que los usuarios participen de la creación de contenidos sin importar en cuánto van a aumentar los ingresos.

Por esta razón se comienza a decir que la publicidad “tradicional” está muriendo. Ya no se hacen tantos anuncios sino que se comienza a apostar por eventos, periodismo, películas, series o documentales. Se apuesta por una narrativa auténtica, la base de la nueva imagen publicitaria. Las agencias digitales muestran cada vez más ganas a la hora de producir contenidos.

La narración auténtica no es nada nuevo pero crear contenidos reales, entretenidos e informativos lleva tiempo y el principal problema, es que, precisamente a esta generación, no le gustan las cosas demasiado complicadas y lentas. ¿Qué hacer entonces? Jugar ese as en la manga que suelen ser las grandes ideas y esperar a que haya alguien dispuesto a pagar por ella.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir