Publicidad

LA RETRASMISIÓN DE LA BODA REAL NO HIZO MÁS RENTABLE LA PUBLICIDAD

La Boda Real fue seguida por televisión por una audiencia potencial de 1.000 millones de personas en todo el mundo sin que ello supusiera un aumento proporcional de la rentabilidad publicitaria, ya que la mayoría de las cadenas no emitieron anuncios entre las once y las dos de la tarde. Fueron los especiales post-boda de las revistas semanales y de las distintas cadenas los que se repartieron el pastel publicitario

TVE no emitió publicidad durante la retrasmisión de la boda entre el Príncipe Felipe y Doña Leticia Ortiz Rocasolano. Por su parte, Telecinco sí que emitió los bloques publicitarios habituales de cualquier sábado por la mañana sin que esto repercutiera en el precio que los anunciantes han tenido que pagar por ello.

Las ediciones especiales de las revistas semanales y los programas especiales de la tarde del sábado sí que hicieron de la boda un evento rentable, publicitariamente hablando. Pedro Piqueras y Helena Resano, en TVE, María Teresa Campos, en Telecinco y Ana Rosa Quintana, en Antena 3 resumieron lo más destacado del evento en los especiales vespertinos que se emitieron de cuatro de la tarde a nueve de la noche.

EL RECORRIDO DE LOS NOVIOS AFECTA A LA PUBLICIDAD EXTERIOR

Desde el mes de abril los anunciantes que tenían lonas ubicadas en el recorrido de los novios las tuvieron que retirar para que Madrid se vistiera de boda. La Asociación Española de Anunciantes ha destacado a MarketingDirecto que algunas empresas, como Repsol y Telefónica, han colaborado con algunas vallas en lugares estratégicos y atendiendo gustosamente los deseos de los organizadores de la boda.

La marca que más difusión alcanzó en la boda fue la de la ciudad de Madrid. El centro de la capital sustituyó la publicidad por el logo ideado para el evento: la M de Madrid y 2004. El amarillo, el blanco, el plata y el rosa engalanaron la ciudad pero la lluvia impidió que se lucieran los 180.000 abanicos que el Ayuntamiento repartió entre los asistentes al paso del cortejo.

La boda ha hecho que muchos agudizaran el ingenio creando los más variados objetos de recuerdo aprovechando el tirón que la imagen de los novios tiene entre la gente. Se podían adquirir dedales con la imagen del Príncipe y Letizia, cajas de bombones y de galletas con la foto de los novios, platos, unas matriuskas (huevos tradicionales rusos) que despliegan a la familia real con Letizia incluida, camisetas, abanicos, llaveros, cucharillas, tazas, imanes para el frigorífico y, como no, el anillo de pedida, que incluye una versión light a 100 euros. Para todos los gustos.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir