Publicidad

La segmentación por género, ¿sexismo o marketing?

La segmentación por género, ¿sexismo o marketing?Es muy común en el marketing hacer generalizaciones sobre grupos de personas para crear una publicidad efectiva. Pero con todas las acciones destinadas a promover la igualdad entre hombres y mujeres, la línea entre lo que es apropiado o no a la hora de hacer generalizaciones de géneros, es bastante difusa.

Es habitual ver anuncios de monovolúmenes dirigidos principalmente a las mujeres, mientras que los coches deportivos se dirigen más a los hombres. Puede ser algo sexista, pero desde luego responde a una realidad demográfica, y es que los hombres compran más deportivos que las mujeres. Tampoco es casual que la mayoría de los anuncios de limpieza se dirijan principalmente a las mujeres, aunque cada vez haya más hombres encargados de las tareas del hogar. Y aunque para muchos pueda ser cuestionable este retrato de los hombres y las mujeres, para los anunciantes tiene sentido.

La segmentación publicitaria en función del género no significa que los anuncios sean sexistas. Los anunciantes tienen que entender cuales son las características de su audiencia si quieren tener éxito. Por eso no es casualidad que los anuncios de limpieza aludan a las mujeres, si se tiene en cuenta que muchas de ellas compran estos productos para sus hogares. Cuanto mayor sea el porcentaje de mujeres que utilizan un producto, más será segmentada la publicidad a las mujeres en lugar de a los hombres.

La tienda TJ Maxx logró un gran éxito al centrar su campaña en la emoción que sienten las mujeres cuando encuentran una buena oferta. Y aunque es cierto que a los hombres les gustan también las ofertas, para TJ Maxx, hay más mujeres que hombres comprando en sus tiendas, según publicó Rodney Moore en el artículo “He Said, She Said: Marketing to the Sexes”.

Pero los anunciantes también tienen que intentar evitar las generalizaciones extremas que puedan entenderse como sexistas. Aunque existan personas que estén dentro de esos estereotipos, es mejor buscar otras estrategias para vender un producto que utilizar los viejos arquetipos. Por tanto, las fronteras para el marketing basado en el género tienen que estar basadas en el sentido común y en una investigación sensata. Un buen anunciante prestará atención a los datos sobre las preferencias de su consumidor objetivo y estará atento a quién compra su producto. Además, los grupos de opinión para este tipo de anuncios, antes de lanzarlos al público, pueden ser una buena opción para evitar riesgos.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir