Publicidad

LADY DI, REINA DEL MARKETING

El décimo aniversario de la muerte de la princesa más mediática de la corona británica, Lady Di o la princesa Diana, ha levantado una gran ola de marketing. Todo tipo de productos de recuerdo, pero también programas especiales de televisión en todo el mundo y la edición de libros, permiten la perpetuación del mito y de un fenómeno de marca con nombre propio (y real).

Los británicos llaman a este fenómeno Dianabilia, porque es una especie de inundación de souvenirs y merchandising diverso: vajillas, platos, monedas, todo tipo de objetos con la imagen sobreimpresa de la princesa Diana. Por ejemplo, Danbury Mint ha creado “un exquisito plato de porcelana para coleccionistas”, Mystic Coin Company “un penique inglés con la efigie de la princesa Diana” y Hamilton Collection “una edición limitada de una figura dedicada a Diana, princesa de nuestros corazones”, según informa el diario International Herald Tribune.

Además, empresas de primera categoría de la industria de medios también están cumpliendo su papel en esta vuelta del fenómeno diez años después: Bertelsmann, Comcast, Cablevision, Discovery, Disney, General Electric, Hearst y Time Warner han estrenado sus propias producciones televisivas y algún que otro libro.

Una personalidad de marca
Pero lo que más ha llamado la atención es la rapidez con la que Diana se ha convertido en un fenómeno global de marketing, que sorprende a los expertos en branding. Y es que se trata de un personaje con una enorme fuerza de atracción, que se ha visto confirmada por este renacimiento de su recuerdo diez años después.

“Si se piensa en ella como producto, era capaz de conseguir muchísimas cosas”, afirma el director de la consultoría de marca Catchword Branding, Burt Alper. “Era brillante llegando a la gente y conectando con sus audiencias, cualquier marca quisiera tener su habilidad”, añade. Además, su imagen está congelada en el tiempo “su fama no decayó y no sufrió el envejecimiento”; esto convierte a Diana en una celebridad a la altura de Marilyn Monroe, en opinión de Alper.

Cindy McClellan, vicepresidente senior de investigación y estrategias de programación en Comcast Entertainment Group, coincide con Alper en que esta suspensión en el tiempo es la razón de que la fuerza de su marca no se apague. El recuerdo de Diana se volverá más icónico con el tiempo: “Marilyn era más icónica 20 años después de su muerte que 10 años después”.

Los príncipes William y Harry, extensiones de la marca Diana
En opinión de Burt Alper, las actuaciones de los hijos de Diana han contribuido también al fenómeno de marca de su madre. Los príncipes serían la versión en vivo de una extensión de marca: “mantienen a Diana viva en la mente del público, lo que perpetúa su marca. Permite que la leyenda continúe y crea una secuela”.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir