Publicidad

LAS CAJETILLAS APELAN AL HORROR

Como informaba el diario El País hace unos días, en algunos países las advertencias sobre los peligros del tabaco van más allá de la prohibición de la publicidad o la inclusión de mensajes escritos en los envases de cigarrillos. Aplicándose el cuento de que una imagen vale más que mil palabras, las tabacaleras están obligadas a estampar fotos de pulmones podridos o dentaduras negras en las cajetillas, para disuadir a los posibles fumadores de sus intenciones. En Canadá, por ejemplo, estas fotografías deben ocupar un 50% del espacio de la cajetilla y van acompañadas de frases como “Fumar cigarrillos provoca cáncer de boca, enfermedades de las encías y pérdida de los dientes” o “El uso del tabaco puede dejarte impotente”.

En España aún no se ha llegado tan lejos, si bien a partir del 1 de octubre de 2003 las tabacaleras tendrán que inscribir en las cajetillas, ocupando al menos el 30% de una de las caras, una de las siguientes sentencias: “Fumar mata”, “Fumar perjudica gravemente su salud y la de los que están a su alrededor” o “Fumar puede matar”. Además, el 40% del espacio en la parte trasera del paquete contendrá mensajes como “Fumar acorta la vida” o “Fumar provoca cáncer mortal de pulmón”.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir