Publicidad

Las carcajadas provocadas por un spot gracioso suben y bajan como la espuma en función de su emplazamiento

laughterEl humor es un poderoso acicate en la publicidad. Sin embargo, en las carcajadas provocadas por un spot deliberadamente “gracioso” influye no sólo su propio contenido sino también el contexto que lo rodea.

Hace más de 20 años un estudio de la Universidad de Houston concluyó que un mismo anuncio era percibido como más divertido cuando era contemplado en grupo. En concreto, en los spots vistos en grupos de tres la percepción de la diversión aumentaba hasta en un 20% en comparación con los anuncios contemplados en solitario.

Un reciente informe de la empresa de investigación de mercados Millward Brown viene a corroborar más de dos décadas después los resultados de la investigación de Millward Brown. Para llevar a cabo este estudio, Millward Brown analizó la percepción de un mismo anuncio emitido, por un lado, en la televisión, y por otro, en el cine. ¿La conclusión? Que el 61% de los consumidores que vieron ese anuncio en el cine aseguró “difrutar de su humor”, porcentaje que, cayó, sin embargo, hasta el 52% en el caso de los espectadores que lo contemplaron en la pequeña pantalla.

Pero, ¿por qué un mismo anuncio es percibido como más humorístico en el cine que en la televisión? Básicamente porque, como ya apuntó en su día en su informe la Universidad de Houston, el potencial humorístico de la publicidad aumenta cuando se contempla en grupo.

Un tercer estudio de la cadena de televisión Comedy Central aborda, por su parte, la percepción del humor en la publicidad desde otro punto de vista.

En su investigación Comedy Central se valió de la técnica de la codificación facial de acciones para analizar la respuesta del espectador a la publicidad de carácter humorístico.

El informe de Comedy Central concluyó el contenido televisivo divertido es capaz de crear un “efecto halo” en la publicidad. Ese “efecto halo” se mantiene durante las pausas publicitarias y no concluye ni mucho menos después del primer anuncio visionado. El denominado “efecto halo” es lógicamente más poderoso cuando la publicidad es también deliberadamente jovial.

Acompañado de contenido televisivo divertido, el engagement generado por un anuncio puede aumentar hasta en un 57% si lo comparamos cuando va colgado del brazo de contenido “serio”.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir