Marketing y Publicidad

El ecosistema publicitario de Gran Hermano se tambalea

Las marcas continúan dando la espalda a Gran Hermano y Mediaset responde

Cada vez son más las marcas que retiran su publicidad de Gran Hermano tras la polémica suscitada por el presunto caso de violación ocurrido en el programa.

Gran Hermano

En apenas unos días, las marcas que han eliminado su publicidad del popular programa de Telecinco, Gran Hermano, ha crecido como la espuma. El pasado 26 de noviembre este medio se hacía eco de la retirada de tres grandes compañías tras las polémicas suscitadas por el presunto caso de violación de Carlota Prado, en noviembre de 2017.

Este desagradable episodio volvió a cobrar fuerza cuando salieron a la luz unas imágenes que revelaban la cuestionable gestión de la organización del programa ante la delicada situación. En ese momento, arrancaron un sinfín de críticas que tomaron especial fuerza en las redes sociales hasta el punto que, hace tres días, Fi Network, Nestlé y Carretilla fueron las primeras marcas en retirar su publicidad del programa.

A este trío se ha sumado ya un ejército de marcas, que ya forman más de una treintena:

Por su parte, Ferrero ha anunciado: "Debido a la situación creada a raíz de la filtración de una presunta violación que se perpetuó en la edición de Gran Hermano del 2017, y que al parecer fue encubierta por la productora del programa (Endemol), Ferrero, al igual que otras marcas comerciales, toma la decisión de retirar de inmediato su publicidad en los cortes de publicidad de este programa.

Telefónica, Orange y Jazztel, según informa El Mundo, también han retirado su publicidad del programa.

Mediaset España y Zeppelin responden

Ante esta presión, Mediaset emitió un comunicado público sobre "la campaña de desprestigio contra Gran Hermano".

"Mediaset España lamenta profundamente la confusión creada por la campaña denigratoria contra ‘Gran Hermano’ sobre hechos ocurridos dos años atrás. Las acciones de desprestigio están siendo avivadas de manera desleal desde los espacios y programas informativos de Antena 3, LaSexta, Onda Cero y algunos de sus portales verticales, a los que también se suma el diario La Razón, con el que comparte accionista el grupo editor", reza el comunicado.

Al mismo tiempo, Mediaset España se compromete a "trabajar responsablemente para superar esta situación a la mayor brevedad posible, protegiendo uno de los programas preferidos por la audiencia española". Mediaset España recuerda que el caso se encuentra en manos de la justicia, "en un proceso del que Mediaset España no forma parte ni ha sido llamada a declarar".

Ante la fuga masiva de las marcas, el grupo televisivo decidió emitir un comunicado de carácter privado a los anunciantes, recogido por El Confidencial Digital, en el que afirman que "el asunto está siendo objeto de esclarecimiento por parte de las autoridades judiciales" y en el que asegura que Zeppelin Televisión actuó de forma inmediata ante los hechos "intolerables" y los puso en conocimiento de la Guardia Civil, al mismo tiempo que expulsaba al concursante.

Por su parte, Zeppelin, productora del reality, emitió su propio comunicado público asegurando que "revisará sus protocolos y reforzará sus equipos en Gran Hermano para afrontar posibles situaciones de vulneración de derechos":

La repercusión económica de la huida de las marcas

Tras el programa de ayer jueves, El Confidencial, medio que sacó a la luz el vídeo que desvelaba cómo la organización había actuado la noche de los hechos, ha publicado que la ocupación publicitaria de "GH VIP 7" fue aproximadamente de un 60% la noche del jueves. El 40% restante supondría una pérdida económica que ascendería a los 400.000 euros.

Por su parte, Mediaset ha respondido: "Para vuestra información, Mediaset España desmiente rotundamente la información sobre la inversión publicitaria en 'Gran Hermano' publicada hoy por El Confidencial citando a 'fuentes del sector'".

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Atresmedia

A3Media

Compartir