líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las marcas ya tienen un lugar donde desintoxicarse: Placebo Center

Redacción

Escrito por Redacción Actualizado el

El hospital de “desintoxicación y recuperación de la salud para las marcas” abría sus puertas en la red la  semana pasada. Se trata de una plataforma desde la que analizar, tratar e incluso desintoxicar las campañas publicitarias afectadas por el síndrome placebo. La web será, tal y como nos comentan los responsables del proyecto, «un muro de denuncia colaborativa, un focus group abierto a la participación que será el escaparate de un archivo de materiales para acabar  convertido en un documental real sobre el efecto placebo en la publicidad».

El efecto placebo envuelve a las marcas. Es producido por el uso de trucos creativos, juegos de palabras y falsas promesas de felicidad. Estas técnicas de sugestión publicitaria elevan los niveles de dopamina en el cerebro y contaminan a largo plazo la relación con las personas”.

La iniciativa  viene de un grupo de colaboradores, creativos y profesionales, sin ninguna agencia que los respalde, que están cansados del funcionameinto de la publicidad tradicional. Placebo Center cuenta con nueve colaboradores fijos en Barcelona y otros que colaboran eventualmente, el objetivo es llegar a cuanta más gente posible, nos dicen que «es un proyecto abierto y sin plazos». Entre sus objetivos figura hablar con gente de neuromarketing que pueda dar una explicación a todo esto, y ver cómo de perjudicial puede llegar a ser la publicidad.

Desde Placebo Center aseguran que tras el tratamiento las tasas de mejora y buena evolución se sitúan entre el 75 y el 90% dependiendo de la intoxicación de que se trate. Y que las tasas de desintoxicación se sitúan en el 100%, excepto en los casos que exista un intoxicación dual. Estos resultados garantizan la más alta probabilidad de éxito en el tratamiento a corto y largo plazo.

El objetivo de la plataforma es sumar adeptos a través de Twitter, Facebook, y YouTube para ayudar a detectar con mayor facilidad los niveles de toxicidad de un anuncio para denunciar los anuncios tóxicos más perjudiciales.

La web recoge ejemplos de publicidad que necesitan del tratamiento de Placebo Center. La campaña “Los hombres sabemos lo que nos gusta” de Amstel, o “Algo está pasando en mercedes.com” de Mercedes-Benz y el spot de David Bisbal y Nocilla.

Pasen y vean, la primera consulta es gratuita. El psicólogo Rafael Santandreu analiza la situación a la que estas marcas someten a los consumidores: “los publicistas lo único que saben es que la gente lo que busca es la felicidad, entonces creen y asocian cosas a esa felicidad. Los publicistas te sugestionan para que pienses que los productos te vana producir un efecto determinado, pero el efecto placebo y la sugestión tienen muy poca validez y duración, cuanto más compro productos estúpidos más creo que los necesito porque mi cerebro se acostumbra a pensar que necesito eso por lo vacío que estoy”, declara Santandreu.

 

El botón "me gusta" de Facebook ya tiene pareja: el botón "enviar"AnteriorSigueinteHaßloch, el "Gran Hermano" de la investigación de mercados

Contenido patrocinado