Publicidad

Las tres erres en la publicidad

Las tres erres en la publicidadReducir, reciclar y reutilizar. Esto es: lo que fue bueno en el pasado, puede ser mejor en el futuro si se tienen ideas innovadoras. Éste es el principio que varias marcas están siguiendo desde hace un tiempo para convertir su antigua publicidad en nuevos anuncios, o incluso en nuevos productos.

Uno de los ejemplos más recientes lo ha protagonizado la aerolínea Air France, que se asoció con el fabricante de bolsos ecológicos Bilum para crear en serie de edición limitada de bolsos y accesorios fabricados con carteles antiguos de la aerolínea.

Maletas de viaje, carteras, fundas de ordenadores portátiles y bolsos creados a partir de papel y cinturones de seguridad antiguos, y vendidos por precios que oscilan entre los 69 y los 285 euros. Un negocio redondo en el que la compañía se deshace del stock de publicidad, consigue nueva publicidad y ayuda al medio ambiente a la vez.

No es la primera vez que antiguos carteles se han transformado en bolsas. En 2009, el tándem Target- Mother New York llevó a cabo una acción similar en la que se instó a cuatro artistas locales de Nueva York a que crearan seis carteles inspirados en la ciudad para que fueran colgados durante varios días en la plaza de Time Square. Pasado ese tiempo, los carteles fueron transformados en bolsos vintage bajo la firma de la afamada diseñadora Anna Sui.

Ese mismo año, Sony recogió el testigo en una original campaña en la que sacó sus viejas lonas publicitarias para colgarlas de su fachada de nuevo, pero esta vez con una forma distinta: en forma de pantalones. Junto con Hakuhodo Kettle, Sony transformó sus antiguos carteles en pantalones de distintos diseños y tallas que colgó en las paredes exteriores de sus oficinas a modo de escaparate gigante. Esta campaña, a la que se denominó muy elocuentemente “The Wall sale”, consiguió recaudar más de 350 mil euros que Sony destinó a organizaciones dedicadas a la restauración de monumentos históricos mundiales.

En 2012, la marca de cosméticos Burt’s Bees encabezó otra original iniciativa de publicidad exterior en la que una valla publicitaria a pie de calle que contenía uno de sus carteles antiguos, cobró vida de nuevo. Sobre la imagen sonriente de una mujer de piel hidratada, la marca colocó miles de cupones que formaban una nueva imagen de la mujer, esta vez, con la piel escamada. Con cada retirada de cupones de los transeúntes, la mujer iba recuperando su hermosa piel.

Parece que a Burt’s Bees esta iniciativa le fue bien, y este año ha vuelto a la carga con un programa de jardinería urbana en el que se ha transformado un antiguo cartel de la marca en un sistema de recogida de lluvia que permite a los agricultores urbanos reciclar hasta 6300 litros de agua de lluvia al año para regar sus cultivos.

Reciclar está de moda: es original, altruista, económico y rentable. La combinación perfecta.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir