líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las lecciones de marketing de Isabel II

5 aprendizajes que los marketeros pueden llevarse de la vida de Isabel II

Ana Mora

Escrito por Ana Mora

La reina Isabel II de Inglaterra nos ha dejado, pero las lecciones que dejó durante su vida sirven de legado para el sector del marketing.

Isabel II no se ha convertido solamente en la reina más longeva de Reino Unido, sino que también ha conseguido defender y representar de forma loable el valor de la marca Windsor. La monarca nos ha dejado a los 96 años, tras 70 años ocupando el trono, pero sus enseñanzas siempre estarán presentes y pueden servir de ejemplo al sector del marketing.

Hay quien verá esta perspectiva con cinismo, pero la realidad es que detrás de esta institución pública británica existe una base importante de marketing. El Palacio de Buckingham ha cultivado deliberadamente su prestigiosa marca.

Para la celebración del Jubileo de Isabel II, Brand Finance Journal estimó un valor de marca total de 44.000 millones de libras para toda la Familia Real. El hecho de que la marca siga funcionando hoy en día, a pesar de los escándalos y crisis, tiene mucho que ver con la figura en sí de la reina, que ha guiado a la monarquía a través de todos los cambios sociales y que incluso se acercó a las plataformas sociales.

Para ello, contó con la ayuda de varios principios:

Valor para cambiar

Incluso el nombre de la casa real es una decisión consciente. Originalmente, la familia real británica procedía de Hannover, pero estas raíces alemanas dejaron de ser aceptables durante la Primera Guerra Mundial y así, la residencia de la familia, el castillo de Windsor, se convirtió de repente en el nombre de la familia noble.

Tener la coherencia siempre presente

Uno de los comentarios más frecuentes sobre la apariencia de la reina Isabel II hasta el día de hoy es la constancia con la que evitó cualquier declaración pública que pudiera entenderse como un intento de influenciar.

Isabel II siempre ha entendido que la mayor fuerza de la marca Windsor es su poder simbólico para las tradiciones británicas. Sin embargo, para que estas tradiciones sean consensuadas por la mayor proporción posible de la población, el monarca no puede tomar partido abiertamente en ningún debate actual.

Por otro lado, es más importante garantizar la coherencia de la marca a largo plazo mediante el cumplimiento estricto del protocolo judicial.

El Príncipe Carlos mantiene su agenda medioambiental, el Príncipe Harry se ha establecido como defensor de los veteranos al fundar los Juegos Invictus. De esta manera, están estirando la marca Windsor, pero sin poner en peligro la aceptación de la marca matriz para el público en general.

La marca como personalidad

La nobleza tiene una marca solo a través de sus escudos. Pero al igual que con los productos, el branding es solo la señal de una marca, pero no sustituye su contenido. A lo largo de su vida, la reina se ha sentido obligada, tanto ella como su familia, a comportarse de acuerdo con su papel y, sobre todo, a ser la monarca de todos los británicos en su trato con el público.

La Casa de Windsor no tendría ni de lejos su presencia pública si solo se basara en sus impresionantes símbolos de estatus. El valor de la marca se acaba construyendo en la interacción directa con el público.

 

Si la vida te trae novedades, IKEA también, tal y como recalca en su nueva campañaAnteriorSigueintePremios Emmy: cuándo son y dónde ver las series nominadas

Contenido patrocinado