Publicidad

Bosch destapa el lado no tan adorable de las llamas en este anuncio

Una llama aficionada a los escupitajos protagoniza este cómico spot de Bosch

Bosch acaba de estrenar un hilarante spot firmado por la agencia alemana Jung von Matt/Next Alster que coloca bajo los focos a una llama dueña de glándulas salivales tremendamente impertinentes.

llamaLas llamas son probablemente junto con los gatos y sus primas hermanas las alpacas los animales más amados por los internautas. Tienen, al fin y al cabo, todo lo que encandila a la gente en la red de redes: son tiernas, son suaves y sus enormes y expresivos ojos destilan inocencia por todos los poros.

Sin embargo, en un anuncio para Bosch (la división de recambios para automóviles de la empresa alemana para más señas) la agencia Jung von Matt/Next Alster arrebata a las encantadoras llamas buena parte de su encanto y saca a relucir ese otro lado, no tan adorable, que estos animales albergan en lo más recóndito de sus entrañas.

El spot está protagonizado por un hombre que de repente y sin comerlo ni beberlo comienza a ser acosado por una llama y sus fértiles glándulas salivales. Ésta se presenta un día en su trabajo y le lanza un sonoro escupitajo que se estrella afortunadamente contra los cristales de la ventanilla tras la cual está parapetado el atribulado protagonista del nuevo anuncio de Bosch.

Pero la anécdota no termina aquí ni mucho menos. Tras su primer y desagradable encuentro con la llama, ésta vuelve a hacerse (casualmente) la encontradiza con él en una panadería. En esta ocasión otro cristal, el del escaparate de la tienda, vuelve a interponerse afortunadamente entre la copiosa saliva de la llama y su pobre víctima.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

El animal desarrolla con el hombre una suerte de obsesión y comienza a perseguirlo por todas partes, en el metro y hasta en casa. En cuanto el protagonista ve la llama asomar a la puerta de su hogar, se apresura a escapar en su coche.

Cuando el hombre está ya sentado frente al volante y se dispone a escapar, la llama lanza otro húmedo escupitajo contra el cristal de su automóvil. Al protagonista se le ocurre entonces activar el limpiaparabrisas de su vehículo y al hacerlo la llama parece perder todo interés en él.

Con la sonrisa pintada en el rostro y bajo una intensa lluvia (aquella de la que es trasunto de alguna manera la saliva de la llama) el protagonista se aleja tras haber conseguido vencer a tan inesperada "enemiga".

Filmado a modo de thriller, el anuncio, más allá de derrochar comicidad por los cuatro costados, está firmemente apalancado en el mensaje que Bosch quiere hacer llegar al consumidor: que sus limpiaparabrisas obran milagros en condiciones meteorológicas adversas.

Detrás del spot están, además de la agencia germana Jung von Matt/Next Alster,  la productora Markenfilm y el regidor Matthew Swanson.

Te recomendamos

Living Marketing

Mousee

Outbrain

Adecco

Podcast

Compartir