líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

LOS ANUNCIANTES PROTESTAN POR LAS LIMITACIONES A LA PUBLICIDAD DEL ALCOHOL

Nota de prensa:

Como miembros de la sociedad y conscientes del papel que desempeñamos en ella, las entidades firmantes de este comunicado apoyamos las medidas contempladas en este anteproyecto que puedan erradicar el abuso y el consumo impropio del alcohol.

Sin embargo, una vez más tenemos que recordar que no son aceptables restricciones que prácticamente impidan la realización de promoción y publicidad a productos fabricados, comercializados y consumidos lícitamente. Las bebidas alcohólicas no son productos prohibidos, lo cual significa que existe una industria en torno a su producción, elaboración, distribución, comunicación comercial y consumo que es lícita. La publicidad es una forma legítima de comunicación e información al consumidor, integrada en los derechos constitucionales a la libertad de empresa y a la libertad de expresión.

Rechazamos, por tanto, medidas genéricas e indiscriminadas que penalizan desproporcionadamente la comunicación publicitaria de esos productos de lícito comercio, en base a argumentos y políticas que han demostrado sobradamente la ineficacia de estas restricciones para alcanzar los fines perseguidos.

De hecho:

1.- No se ha constatado un efecto directo de la publicidad en el aumento o la variación de las pautas de consumo de alcohol.

2.- La mayor parte del alcohol consumido en el mundo no es «objeto de publicidad».

3.- La psicología del comportamiento hace décadas que desterró el modelo conductual estímulo-respuesta.

4.- En un mercado maduro como el de las bebidas alcohólicas, donde el consumo decrece, la publicidad va dirigida a la captación de cuotas de mercado de cada marca, no al aumento indiscriminado del consumo global.

Consideramos que se trata, además, de un texto incoherente ya que si bien en su artículo 6.5 apuesta por la promoción de acuerdos entre personas o empresas fabricantes y distribuidoras, anunciantes, agencias y medios de publicidad, destinados a la autolimitación y autorregulación, por otra parte deja prácticamente sin validez este mismo artículo al establecer restricciones a la comunicación comercial tan desproporcionadas, llegando incluso a contemplar la censura previa.

La industria publicitaria española es mayor de edad y ha venido demostrando su madurez y responsabilidad en una Sociedad Libre, a través de compromisos de autorregulación cuya eficacia y rigor han sido acreditadas suficientemente.

ASOCIACIONES FIRMANTES

. Asociación Española de Agencias de Publicidad (AEAP)
· Asociación Española de Anunciantes (AEA)
· Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial (Autocontrol)
· Asociación de Revistas de Información (ARI)
· Asociación Española de Editoriales de Publicaciones Periódicas (AEPP)
· Asociación de Medios Publicitarios de España (AMPE)
· Federación Española de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD)
· Asociación de Centrales de Medios (ACM)
· Asociación General de Empresas de Publicidad (AGEP)
· Federación Nacional de Empresas de Publicidad (FNEP)
· Movierecord
· RMB Cine
· Asociación Española de Marketing Promocional (AEMP)
· Asociación Española de Publicidad Exterior (AEPE)
· Gremi de Publicitat de Catalunya
· Interactive Advertising Bureau (IAB)

BIBLIOGRAFÍA:

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

· «No se ha encontrado un impacto significante sobre el comportamiento de jóvenes o adultos en relación con los hábitos de consumo de alcohol» «No hay evidencia de que la publicidad influya en los que ya son consumidores habituales» (Pittman &Lambert, Social Sciences Institute, Washington University, 1978)

· «Los estudios sobre el alcohol y la publicidad han encontrado nulo o escaso efecto de la publicidad sobre el consumo total». «La mayoría de los estudios no han encontrado un efecto directo de la publicidad sobre el consumo total» (USA, Federal Trade Commission, 1985)

· «La relación entre publicidad y consumo de alcohol no se ha podido establecer» (Duffy, Universidad de Manchester 1989).

· «La publicidad tienen un pequeño impacto sobre las ventas totales de alcohol». La mayoría de los estudios no muestran la existencia de un impacto directo sobre las ventas totales de alcohol». (Smart, Canadian Addition Research Foundation, 1988)

· «No se encuentra una evidencia persuasiva que señale que la publicidad provoque que los no consumidores comiencen a consumir o cause que los consumidores se conviertan en bebedores problemáticos». «Si acaso, podría reforzar en todo caso el consumo moderado» (Block, Nothwestern University USA, 1992)

· «La publicidad no tiene un efecto sustancial sobre las ventas totales de alcohol». «La tendencia social en la reducción del consumo desde los 70 en la Unión Europea no pudo frenarse a pesar de la publicidad». (Calfee & Scheraga, Fairfield University & American Enterprise Institute, 1994)

· «Las prohibiciones a la publicidad en televisión de bebidas alcohólicas [en 17 Estados de la OCDE, entre 1977 y 1995] no confirman la tesis de que reduzca el consumo o el abuso de bebidas alcohólicas». «Una prohibición de la publicidad de todas las bebidas no tiene efectos sobre el consumo pues los factores culturales y económicos son factores más determinantes que la publicidad en el consumo». (Nelson & Young, Montana State University USA, 2001)

· «Si bien la publicidad puede ser una herramienta útil en la estrategia de diferenciación entre marcas, en mercados maduros la publicidad no afecta al tamaño del mercado» (Henry, Granfield Bussines School, UK, 1996)

· «La Publicidad en mercados maduros –como el de los detergentes, pastas de dientes o bebidas alcohólicas- tiene un efecto mínimo o inexistente sobre el incremento total de la demanda. Sin embargo la publicidad sirve para desarrollar o mantener la fidelidad a una marca». (Calfee, 1997)

· El Departamento de Salud y Servicios Sociales de EEUU ha revisado recientemente los datos sobre los efectos de la publicidad de alcohol sobre el consumo de bebidas alcohólicas, los problemas relacionados con el abuso y las creencias y actitudes hacia el consumo de alcohol en general. Las conclusiones de la Administración norteamericana señalan que la publicidad de alcohol puede influir sobre las consideración del hecho de beber en sí, pero señala que «con contadas excepciones, las investigaciones econométricas más recientes aportan escasa consistencia a la posible consideración de que la publicidad influye en el consumo per cápita de alcohol, las ventas de bebidas alcohólicas o los problemas derivados de su abuso» (ICAP, Self Regulation of Beverage Alcohol Advertising, 2001).

 

ERESMAS PATROCINA EL PREMIO CAMBRESAT INTERNACIONALAnteriorSigueinteBRIEFING FIRMA LA NUEVA WEB DE PASTAS GALLO

Noticias recomendadas