líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Los héroes publicitarios no son perfectos (ni falta que les hace)

imperfecto¿Deben ser los héroes nacidos al calor de la publicidad un dechado de perfección? En absoluto. Los anunciantes se empeñan en ocasiones a colgarse del brazo de héroes pluscuamperfectos. Sin embargo, lo que de verdad hace fuertes (publicitariamente hablando) a las marcas son los héroes imperfectos.

La imperfección debería ser la mejor amiga de la publicidad a la hora de dar a luz a sus héroes básicamente por cuatro razones:

1. La imperfección atrae la atención del consumidor. En un mundo gobernado por la uniformidad de la belleza (perfecta y absolutamente artificial), al consumidor le llama la atención aquello que se permite el lujo de ser imperfecto. Ahí están Kate Moss y sus dientes torcidos y Cara Delevingne y sus pobladas cejas para demostrarlo.

2. La imperfección es sinónimo de autenticidad. Cuando la publicidad se empeña en enfundarse el “traje” de la perfección, se hace más inaprehensible a los ojos del consumidor. La imperfección es, en cambio, síntoma de honestidad y de autenticidad. Con ella las marcas demuestran que no necesitan disfrazarse de lo que no son para conquistar al consumidor.

3. La imperfección genera empatía. La publicidad que se parapeta tras el rostro de un héroe imperfecto lo tiene más fácil para conectar con el consumidor que aquella que está cimentada sobre héroes pluscuamperfectamente irreales. Al consumidor de a pie le gusta lo imperfecto porque quiere verse reflejado a sí mismo en la publicidad y no que ésta le devuelva el reflejo de lo que no es (ni nunca llegará a ser).

4. La imperfección puede ser bella. En japonés hay incluso una palabra para describir las imperfecciones que son estéticamente agradables: “wabisabi”. Y campañas como “Real Beauty” de Dove son el ejemplo palpable de que el “wabisadi” puede llegar a ser un ingrediente increíblemente eficaz en la publicidad.

 

6 maneras en que las marcas pueden beneficiarse de las "pataletas" de sus clientesAnteriorSigueinteEl #dieselgate deja a Volkswagen lleno de moratones (pero no en coma irreversible)

Noticias recomendadas