Publicidad

Los menores de 3 años, el nuevo objetivo de los anunciantes norteamericanos

Las nuevas tendencias, fomentadas por el crecimiento de los dispositivos digitales, están llevando a muchas marcas a segmentar, y de forma muy agresiva, a un grupo demográfico que antes no existía para los anunciantes: los menores de tres años. Y es que, según estas compañías, poner logos e imágenes de los personajes delante de los bebés servirá para establecer una preferencia por la marca antes incluso de que el pequeño haya aprendido a hablar.

Hace décadas, e incluso siglos, que los productos de alimentación, juguetes, ropa y accesorios para bebés están llenos de imágenes de los personajes infantiles. Pero en los últimos años esto ha cambiado, convirtiéndose en una estrategia tan atractiva que incluso las marcas de moda de lujo, como Versace, Fendi o Marc Jacobs, están empezando a apuntarse.

“Es un segmento en el que, especialmente en la categoría de lujo, hay un target muy atractivo. A la gente le gusta vestir a sus hijos y enseñarlos. Para la propia marca de lujo, está empezando una relación con el niño”, aseguraba Marty Brochstein, vicepresidente del International Licensing Industry Merchandisers’ Association. Y es que las marcas se dirigen a un público cada vez más joven porque, como apunta Dan Acuff, antiguo consultor de marketing para marcas como Hasbro, Mattel o Nestlé, “los bebés no distinguen entre la realidad y la fantasía, por lo que piensan, ‘vamos a por ellos mientras son susceptibles’”.

Según Martin Lindstrom, consultor de marca, esta nueva situación se está dando porque “los anunciantes están cada vez más y más desesperados por generar ventas, por lo que estamos moviendo lentamente las fronteras éticas. En lo que respecta a las familias, lios padres están muy influenciados por las preferencias de marcas de sus hijos”. Y es que los bebés tienen preferencias, desde luego. Según The Campaign for a Commercial-Free Childhood (la campaña por una infancia sin anuncios), a los seis meses los bebés forman imágenes mentales de las mascotas y los logos corporativos, y una vez que empiezan a hablar, ya empiezan a pedir esas marcas. Otros estudios, además, han revelado que a los 3 años, los niños ya pueden reconocer unos 100 logos de marcas.

Pero los nuevos dispositivos, como la tableta para niños Vinci, y las nuevas tendencias en las que estamos sumergidos, están haciendo que se cree una generación de niños “que se aburren a no ser que estén delante de una pantalla”, asegura Susan Linn, directora de The Campaign for a Commercial-Free Childhood, quien añadió que no hay ninguna evidencia real de que los niños aprendan nada útil con estos medios. Además, según afirmaba Vic Strasburger, profesor de pediatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nuevo México, los niños menores de siete años “están psicológicamente indefensos ante la publicidad”.

Por otro lado, el publicista Alex Bogusky afirmaba sobre las peleas entre niños y padres por comprar una marca que “no creo que los consumidores piensen en ello. La pelea que tienes es entre tú, tu hijo y algún directivo de marketing que ha desarrollado una relación y una conversación con tu hijo. No sé por qué pensamos que sería un error decir: ‘¿sabes qué?, no nos anunciaremos a los niños’”. En cambio, la realidad también ha demostrado que muchos padres prefieren caer en las preferencias corporativas de sus hijos para evitar peleas o pataletas y, mientras sean los progenitores quienes realicen la compra, parecen no sentirse muy preocupados por esta situación.

Te recomendamos

TAPTAP

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir