líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

LOS PROGRAMAS INFANTILES BRITÁNICOS, EN CRISIS POR LAS RESTRICCIONES PUBLICITARIAS

La producción propia de programas infantiles en el Reino Unido se encuentra en crisis. La creciente fragmentación de audiencias con la expansión de la televisión digital y las cada vez mayores restricciones publicitarias impuestas a determinados anuncios, apuntan a un grave problema en el sector de la producción infantil propia.

Según publica el diario ABC, el regulador británico de la comunicación, Ofcom, ha hecho públicos los datos que así lo atestiguan. El año pasado, tan sólo el 17 por ciento de los programas emitidos en el Reino Unido fueron de producción propia.

Este descenso se debe, en parte, a que si en la década de 1950 había mil horas al año de emisiones dedicadas a los niños, en la actualidad son 113.000, gracias a la proliferación de los canales dedicados en exclusiva al público infantil.

Debido a esta fragmentación, el interés comercial de las cadenas en la programación infantil se cada vez menor, algo que se ve agravado por las restricciones publicitarias impuestas por Ofcom. Como consecuencia, la Asociación Británica de Anunciantes ha advertido que en la crisis ha incidido la decisión de Ofcom de prohibir la emisión de anuncios de comida basura.

«Las propias restricciones de Ofcom sobre la publicidad de alimentos para niños han reducido los ingresos publicitarios de todas las cadenas, y los deseos de invertir en programas infantiles, incluidas las producciones propias», señala Bob Wootton, director de medios y publicidad de la Asociación Británica de Anunciantes.

Por su parte, Ofcom defiende su postura , indicando que «la inversión en nueva programación infantil ha declinado desde 2002, mucho antes de que las reglas sobre publicidad infantil entraran en vigor».

EL AEROPUERTO, UN SOPORTE PUBLICITARIO DESAPROVECHADOAnteriorSigueinteTELECINCO Y LOS ANUNCIANTES, LOS GANADORES DE LA FÓRMULA 1

Noticias recomendadas