Publicidad

Luis Bassat: "Ahora no hay anuncios buenos"

bassat“Se van muriendo mis pacientes y creo que para muchas de sus enfermedades encontraría solución” asegura Luis Bassat en su última entrevista concedida al diario El País, en relación al sector de la publicidad. Bassat, el publicista más importante de lengua hispana del siglo XX, ha publicado su último libro La Creatividad, de Editorial Conecta.

En su sexto libro Bassat habla de la capacidad de ser creativo,  una cualidad que se puede adquirir con el tiempo a pesar de no nacer con ella, “las personas inconformistas la desarrollamos más porque tenemos deseo de mejorar las cosas que nos rodean. Y para conseguirlo hay que mirar los objetos con espíritu crítico para mejorarlos.”

Entre las campañas más memorables para el publicista destacan dos. Una,  la campaña de la candidatura a la Casa Blanca de Barack Obama, “fue una campaña extraordinaria, con un buen eslogan (Yes, we can), una música estupenda, pero sobre todo por lo que hizo a través de las redes sociales”, y otra, un anuncio para concienciar sobre el no uso del alcohol y el coche en el que se mostraba un vaso con hielo, alcohol y una manguera de gasolina. “El anuncio decía mezclar alcohol y gasolina mata”. Aunque como dice el experto, “ahora no hay anuncios buenos.”

Una crisis de la publicidad que viene en primer lugar de la propia crisis económica, que evita que los clientes quieran arriesgar, y por otro lado, del hecho de que hoy en día la publicidad no la encarga el dueño de la empresa. “Los que encargan la publicidad no saben lo suficiente y tienen todo el miedo del mundo”.

“Las empresas son temerosas y la crisis ha matado la valentía. Por eso hay que salir de la crisis como sea y pensar que las empresas que funcionarán dentro de 20 años son las que están empezando hoy a hacer las cosas bien”, asegura Bassat respecto a la decadencia de la publicidad de nuestro país. ”La fortaleza de las empresas se demuestra cuando crean productos que servirán para el futuro, para el largo plazo”.

En cuanto a la marca España, el publicista se muestra un tanto desesperanzado y culpa al propio país de no poder venderse debido a la precaria situación que atraviesa. “Las marcas se hacen buenas cuando el producto es bueno, y en los últimos años el producto España es malo. Fue bueno, pero la crisis, el desempleo, la burbuja inmobiliaria… lo estropeó. No sirve de nada hacer campaña mientras no arreglemos el producto”.

Además, Bassat apuesta por la creatividad y las medidas claras como acciones clave para que el Gobierno consiga devolver el esplendor a España. “Si prorrogásemos a los carpinteros parados seis meses la prestación por desempleo a cambio de que enseñaran durante cuatro horas diarias a carpinteros jóvenes, esto nos sacaría de la crisis con nuevos profesionales”.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir