Publicidad

Una marca de lencería pone pechos (enormes) a sus empleados en esta ingeniosa campaña

lenceriaPara convencer al consumidor de las bondades de un determinado producto lo mejor es ponerse (literalmente) en su piel. Así lo cree al menos la marca belga de lencería PrimaDonna, que ha emprendido una iniciativa cuanto menos curiosa.

Para comprender mejor a sus clientas (a las dueñas de pechos grandes para más señas), Ignace Van Doorselaere, CEO de PrimaDonna, ha tenido una ingeniosa (y pesada) idea: obligar a los empleados masculinos de la compañía a portar durante 24 horas pechos postizos de casi 3 kilos para vivir en primera persona la experiencia de tener que cargar a diario con una copa E de sujetador.

Con esta singular iniciativa (una campaña publicitaria en realidad), PrimaDonna, que se especializa en la confección de sostenes de talla grande, pretende trasladar a sus clientas que entiende de verdad sus necesidades (o al menos lo intenta).

El vídeo que plasma la original idea del CEO de PrimaDonna (que también portó durante 24 horas unos pechos postizos de la copa E) se ha convertido en todo un fenómeno viral en las redes sociales, donde la marca ha obtenido un “feedback” extraordinariamente positivo por parte de los internautas.

Y es que aunque el vídeo de marras tienen ciertos tintes cómicos, la realidad que viven las mujeres portadoras de copas E tiene muy poco de cómica y PrimaDonna se las ha ingeniado para empatizar con ellas.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir