Publicidad

La inclusión de la comunidad LGBT+ en publicidad

Por qué las marcas deberían dejar de tratar a la comunidad LGBT+ como un nicho aislado

Por qué las marcas deberían dejar de tratar a la comunidad LGBT+ como un nicho aisladoA largo de las últimas décadas se ha avanzado mucho en materia de visibilidad y derechos de las personas homosexuales. Afortunadamente son cada vez más los países en los que poco a poco la comunidad LGBT+ disfruta de plenos derechos y libertades.

Pero no debemos olvidarnos de que la homosexualidad está penada por la ley aún en numerosas naciones e, incluso, castigada con la muerte.

En este camino de lucha por los derechos y visibilidad la publicidad se posiciona como una pieza fundamental. La publicidad es un fiel reflejo de la sociedad y actúa como constructora de imágenes y cultura.

Razón por la que el tratamiento que realice de los homosexuales es vital a la hora de sumar o restar en la lucha por sus derechos y libertades.

Por suerte vemos como cada día más y más marcas normalizan la presencia de la comunidad LGBT+ en sus campañas. Y es que lo único que están haciendo es ser fieles al reflejo de las sociedades actuales en las que operan y, por lo tanto, dando cabida a todo el espectro de potenciales consumidores.

Eche un vistazo a esta reciente campaña de Rowse Honey que sirve como el ejemplo perfecto del enfoque publicitario que muchas marcas están adoptando frente a la comunidad LGBT+:

Pero estamos ante un caso aislado. Los cambios en los patrones y esquemas de la industria publicitaria se han producido de forma más lenta que en las sociedades en las que operan, donde se ha producido una importante y masiva modificación de las actitudes y conciencia.

Una transformación en la que han intervenido muchos actores y factores.

Con esta fotografía de fondo ponemos el foco en PrideAM. Una asociación que ejerce presión sobre las marcas y sus socios creativos para incluir a la comunidad LGBT+ en sus comunicaciones principales. Y existen al menos dos buenas razones para hacerlo:

1. Se trata de una señal de marca actual e inclusiva de cara a sus consumidores, con un propósito claro.

2. El contenido LGBT+ tiene ahora mucho más atractivo más allá de un nicho. Son temas relevantes para gran parte de la sociedad independientemente de cuál sea su orientación sexual.

Vamos a reforzar estos planteamientos con algunos datos. De acuerdo a una reciente encuentra realizada por YouGov en Reino Unido, el 49% de las personas con edades comprendidas entre los 18 y los 24 años no se consideran 100% heterosexuales.

Si su marca se dirige por ejemplo a un target principalmente millennial debería tener en cuenta que casi la mitad de sus potenciales consumidores no se sienten identificados con imágenes estereotipadas de sexo y género.

Pero no piense que esto únicamente se limita a los millennials. El 53% de las personas mayores de 60 años considera que la sexualidad es una escala, por lo que es posible estar en algún lugar intermedio entre los extremos en los que socialmente se clasifica.

Según un estudio elaborado por PrideAM, el 60% de la población de Reino Unido considera que es importante que las distintas identidades sexuales estén representadas con precisión en la publicidad. Es más, el 66% considera que es muy importante mostrar con precisión las distintas orientaciones sexuales.

Estamos siendo testigos de un cambio sísmico en las actitudes y percepción hacia la sexualidad y las distintas identidades de género. Un cambio de mentalidad que se hace extensible al grueso de los consumidores.

Las marcas que decidan ignorar esta fotografía social lo hacen bajo el riesgo de ser condenadas al más absoluto de los ostracismos en el top of mind de los consumidores.

Las que han decidido apostar por la inclusión, la diversidad, la tolerancia y, en definitiva, mostrar la realidad pura y dura de todos los consumidores, tienen que hacerlo desde la honestidad y afinidad de valores y nunca por sumarse a una moda.

El contenido LGBT+ debe integrarse apostando por una estrategia de inclusión y diversidad cuidadosamente pensada y con una visión amplia. Y la única forma de hacerlo con autenticidad es que el cambio parta desde dentro.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir