líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las marcas esconden la cabeza como el avestruz a la hora de denunciar (tajantemente) a Rusia

Marketing y PublicidadSolo el 28% de las marcas ha denunciado con contundencia a Rusia

Muy pocas marcas tienen suficientes agallas para denunciar a Rusia

Las marcas esconden la cabeza como el avestruz a la hora de denunciar (tajantemente) a Rusia

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra Actualizado el

Solo el 28% de las compañías involucradas en el plano económico en Rusia ha tenido el coraje de denunciar tajantemente a este país.

Desde que Rusia invadiera Ucrania hace aproximadamente seis meses una larguísima nómina de empresas se apresuraron a salir a la palestra para anunciar su determinación de cortar amarras con el país liderado por Vladímir Putin. Sin embargo, y pese a la huida en estampida a la que hemos asistido en el transcurso de los últimos seis meses, lo cierto es que solo una pequeña proporción de empresas ha tenido realmente las agallas de condenar con contundencia la invasión de Ucrania por parte de Rusia

Según un reciente informe de la organización Moral Rating Agency (MRA), solo el 28% de las 122 compañías analizadas y vinculadas en el plano económico a Rusia ha tenido el coraje de denunciar tajantemente a este país. El comportamiento desplegado por el 72% restante es calificado de cobarde por los autores de la investigación de MRA.

Las empresas que el estudio de MRA tilda de cobardes son aquellas que en los últimos tiempos se han expresado de manera más bien evasiva y dubitativa en relación con el proceder de Rusia, que se ha parapetado tras excusas para no referirse específicamente a la invasión de Ucrania, que han optado por el silencio o que han mostrado su solidaridad con el país euroasiático.

Muchas marcas evitan denunciar a Rusia por mantener abiertas sus opciones en este país

Pero, ¿por qué aun abandonando Rusia hay tantas empresas que deliberadamente eluden denunciar a este país? Su principal motivación para hacer gala de este proceder sería mantener abiertas sus opciones de negocio en este país en el caso de un eventual alto el fuego. 2Las empresas saben que quemarán inevitablemente puentes si denuncian a Rusia o Putin. Por esta razón aquellas compañías que no condenan a Rusia actúan en base a criterios comerciales y no morales», denuncia Mark Dixon, fundador de MRA.

Por otra parte, las empresas que optan por denunciar a Rusia lo hacen fundamentalmente movidas por dos razones. «Algunas priorizan la moral sobre el dinero. Y otras están convencidas de que no volverán a Rusia mientras Putin siga en el poder y deciden aprovecharse del prestigio moral solapado al hecho de condenar de manera enérgica las acciones de Rusia», señala Dixon.

Entre aquellas marcas que MRA cataloga de cobardes uno de los procederes más habituales (28%) es hacer declaraciones tan modosas como llenas de evasivas que hacen hincapié en la tragedia humanitaria acaecida en Ucrania sin referirse específicamente a Rusia como el invasor o condenar sus acciones militares en el país vecino. Han enarbolado, por ejemplo, este proceder empresas como Allianz, General Motors, Nestlé, Samsung, P&G o PepsiCo.

Algunas marcas denuncian a Rusia aun sin haber roto lazos con Rusia

Menor es la proporción de compañías (6%) que apuestan por el denominado boicot a la inversa y, lejos de condenar a Rusia, expresan su solidaridad con este país y redoblan su compromiso con esta región. Es el caso, por ejemplo, del gigante chino Tencent o la empresa petrolera Saudi Aramco.

El silencio es, por su parte, la estrategia del 35% de las empresas evaluadas en su informe por MRA. Aunque dar la callada por respuesta es la táctica predilecta de las compañías que han rechazado romper vínculos como China como Alibaba, Bank of America o Mitsubishi, también empresas que han salido parcialmente del país presidido por Vladímir Putin como Comcast, Panasonic o Airbus han optado por el silencio.

Parapetarse tras las excusas es, por otra parte, la estrategia del 3% de las empresas que MRA coloca bajo los focos en su informe (y que están adscritas al grupo de las marcas cobardes).

«Las corporaciones que pecan de cobardes en relación con Rusia tienen a menudo un rol casi insignificante en este país. Aquellos que son cobardes sin tener nada que temer incurren en el mayor acto de cobardía de todos», denuncia Dixon.

Entre las marcas que sí han tenido la valentía de denunciar sin ambages a Rusia, MRA destaca las declaraciones públicas de empresas como Shell o Microsoft. Tienen también la vitola de audaces compañías como Alphabet, BMW, BP, Unilever, Volkswagen o Walt Disney. Forman parte asimismo de este valeroso grupo tres empresas que, pese a denunciar públicamente a Rusia, continúan operando paradójicamente en este país: Engie, Ford y Roche Group.

 

Google se tira a la piscina de la publicidad exterior: la plataforma Display & Video 360 es su trampolínAnteriorSigueinteGucci se pone la cinefilia por montera en una campaña que rinde tributo a Stanley Kubrick

Contenido patrocinado