Publicidad

Las pasiones del consumidor, una oportunidad perdida para las marcas

Las marcas fracasan prendiendo la mecha de las (lucrativas) pasiones del consumidor

Aunque los consumidores invierten cada vez más dinero alimentando sus propias pasiones, las marcas no explotan adecuadamente tales pasiones y pierden así valiosas oportunidades.

pasionesLos consumidores vuelcan cada vez más presupuesto en dar alas a sus propias pasiones. Sin embargo, y pese a lo lucrativas que resultan tales pasiones para las marcas, éstas tienden a ignorarlas. Así lo concluye al menos un reciente estudio llevado a cabo en Reino Unido por la revista Magnetic y la empresa de investigación de mercados Enders Analysis.

En el informe son catalogadas como pasiones aquellas categorías de productos y servicios que procuran mimos a la propia identidad del consumidor (la moda, los viajes, los coches, los deportes, las mascotas y la jardinería, por ejemplo).

El gasto que los hogares vuelcan en estas categorías se incrementó del 47% al 52% en el periodo comprendido entre los años 2012 y 2017.

A la hora de alimentar (mediante el consumo) sus propias pasiones, los consumidores no se dejan reconcomer por la culpa. Más de la mitad de los consumidores no siente remordimiento alguno cuando invierte en las pasiones que habitan en sus entrañas.

Aun así, y pese a que los consumidores se aproximan a sus propias pasiones con extraordinaria indulgencia, lo cierto que las marcas hacen caso omiso a tales pasiones (o no prestan a éstas tanta atención como deberían).

Si bien entre 2015 y 2017 los consumidores tuvieron a bien gastar un 14% más en categorías de productos y servicios emparentadas con su propia identidad, la inversión en la publicidad asociada a tales categorías creció apenas un 2% durante el mismo periodo. En este periodo el gasto en publicidad se incrementó en términos generales (teniendo en cuenta todas las  categorías de productos y servicios) en un 12%.

En el ámbito de la moda, por ejemplo, la publicidad se desplomó un 11%, mientras que los hogares invirtieron un 10% más en esta categoría. De manera similar, la inversión publicitaria de las marcas de automoción protagonizó una caída del 1% (pese a que los hogares invirtieron un 24% más en este ramo de actividad).

Que el gasto de consumidores y de anunciantes sea tan extraordinariamente disparejo pone en evidencia el cortoplacismo con el que buena parte de las marcas encaran sus estrategias de marketing y publicidad (y las oportunidades que pierden por el camino por su cortedad de miras), denuncia Douglas McCabe, CEO de Enders Analysis.

Te recomendamos

A3

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir