líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Marketing y PublicidadPancho Cassis, Partner & Global Chief Creative Officer de la agencia DAVID.

Entrevista a Pancho Cassis (DAVID Madrid)

"No todas las marcas necesitan tener un propósito", Pancho Cassis (DAVID)

Berta Jiménez

Escrito por Berta Jiménez

Pancho Cassis nos cuenta en esta entrevista que encontrar la atención de la gente y seguir siendo valiente en un mundo polarizado son los dos retos actuales del mundo publicitario.

Después de más dos años, el Día C vuelve a celebrarse de manera completamente presencial. Uno de los eventos más creativos del sector publicitario, organizado por el Club de Creativos (c de c) reúne de nuevo a todos los profesionales a orillas del Mar Cantábrico.

De la agencia DAVID, capitaneada por Pancho Cassis, no va a faltar ninguno. Las casi 60 personas del equipo van a estar presentes en esta fiesta de la creatividad. Nadie quiere perderse el esperado reencuentro.

En MarketingDirecto.com hemos querido hablar con el Partner & Global Chief Creative Officer de la agencia sobre los secretos que esconden las buenas campañas, los compromisos de las marcas y los retos del futuro. Y, de paso, de las posibilidades de que DAVID gane algún que otro premio este año.

Después de unos años raros de pandemia, imagino que hay ganas de volver a acudir a este festival. ¿Qué esperáis de esta edición?

Sí, hay muchas ganas. Creo que va a ser un momento de juntarse. Más allá de los premios, va a ser el momento de volver a ver a todo el mundo. El año pasado, mucha gente (nosotros incluidos) no fue por un tema de responsabilidad. Por eso este año, en DAVID vamos todos.

¿Qué es lo que hace a los Días C especiales?

Para mí, es el hecho de que se junte todo el mundo y, además, en un lugar maravilloso. Una de las cosas buenas que tiene es que se hace en San Sebastián. Es un acierto absoluto.

¿Cuál es la clave para crear una buena campaña publicitaria, además de la creatividad?

Una buena campaña depende de muchas cosas, pero sobre todo depende de que haya un cliente dispuesto a comprarla y que haya una agencia dispuesta a sacarla adelante pase lo que pase. Eso, para mí, es lo que hace la diferencia entre una buena y una mala campaña. Esos ingredientes son básicos. Buenas ideas tenemos todos, pero la gran diferencia es quién puede hacer que esas ideas sucedan.

Últimamente se habla mucho del propósito y los compromisos de las marcas. ¿Crees aquellas que no comuniquen su propósito se quedarán estancadas?

Creo que no todas las marcas necesitan tener un propósito: ahí hay una confusión general. Hay marcas que no lo necesitan. Si eres una mermelada y eres la mermelada con mejores frutas y la que está más rica, pues dedícate a eso. A veces las marcas se pierden en intentar tener un propósito cuando no lo necesitan. Así es como muchas veces vemos acciones bastante faltas de criterio, por ejemplo, unas galletas poniendo la bandera arcoíris en su packaging o gente metiéndose donde no le corresponde. 

¿Entonces qué marcas deberían centrarse en el propósito?

El propósito lo deberían tener todas las marcas que puedan generar un cambio en el planeta. Sobre todo, las marcas deben encontrar su rol en la cultura popular, que es tal vez más importante que el propósito.

¿A qué retos se enfrenta el mundo publicitario hoy en día?

Hoy en día, hay dos retos grandes. Uno encontrar la atención de la gente cuando la gente está en tantos sitios diferentes al mismo tiempo. Antes era mucho más fácil: televisión y punto. Ahora necesitamos ver cómo encontrar a la gente.

Y el otro gran reto para mí es cómo seguir apostando por la creatividad en un mundo tan polarizado. La más mínima campaña a veces genera unas polémicas que son absurdas. El reto es descubrir cómo seguir siendo valiente en un mundo donde parece que la gente se ofende casi con cualquier cosa.

¿Te refieres a los límites del humor?

A todo. El tema de la gente opinando en las redes sociales desde el anonimato afecta al humor, a la creatividad y a que muchas veces los clientes no quieran meterse en temas que necesitamos que se metan. Las marcas son como las personas: para conectar con la gente tienen que tener un punto de vista sobre el mundo, sobre el futuro, sobre un montón de cosas. Y, a veces, ese exceso de “mala leche” y de reacciones que tiene la gente hace que a algunos clientes les dé miedo meterse en ciertos temas cuando sería ideal que quisieran hablar de cambio climático, de feminismo, que quisiesen apoyar causas.

El año pasado en Cannes, DAVID se llevó 17 de los 29 premios que recayeron en manos españolas. ¿Qué expectativas tenéis para este año?

A Cannes uno siempre va con pocas expectativas. A mí me gusta ir siempre desde el lado pesimista, pensando que lo hemos hecho lo mejor que hemos podido. Ganar un premio al final es la consecuencia de un trabajo bien hecho, pero también tiene mucho de suerte. Nosotros este año estamos súper orgullosos con el trabajo que hemos hecho en DAVID Madrid, los clientes están contentos, ha dado buenos resultados de negocio. Si ganamos un premio, genial, y si no gano un premio, pues no pasa nada. Pero siempre hay que ir con mucha humildad.

Lo del año pasado es bastante irrepetible. Si hay algo que deberíamos valorar es el tema de la persistencia: no todos los años ganarás 17 leones pero si todos los años haces un buen trabajo y tus clientes están contentos, pues genial.  

 

Digitalización, innovación y seguridad marcan el futuro de una nueva sanidad para 2022AnteriorSigueinteBMW busca agencia que se ponga al volante de su cuenta europea de medios

Contenido patrocinado