líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Y si María Antonieta y otras reinas hubieran sido instagramers? Esta campaña tiene la regia respuesta

Marketing y PublicidadImagen de María Antonieta reimaginada como si fuera una instagramer por Diamonds Factory

Esta campaña imagina a María Antonieta y otras reinas como instragramers

¿Y si María Antonieta y otras reinas hubieran sido instagramers? Esta campaña tiene la regia respuesta

Diamonds Factory ha creado una serie de imágenes que recrean como serían los perfiles en Instagram de insignes féminas como María Antonieta, Cleopatra, Isabel I de Inglaterra o Catalina la Grande.

En tiempos pretéritos las mujeres ungidas con mucho poder no siempre se granjeaban las simpatías de quienes estaban a su alrededor. Sin embargo, muchas de ellas desempeñaron un importantísimo rol forjando el mundo que hoy todos conocemos (y disfrutamos).

Por esta razón el retailer británico especializado en joyas Diamonds Factory ha decidido echar la vista atrás para poner sobre la mesa esta pregunta: ¿cuál sería la influencia social de algunas de las mujeres más icónicas de la historia si hubieran vivido en el siglo XXI y hubieran tenido perfil en Instagram?

A fin de responder a esta pregunta Diamonds Factory ha buceado en fuentes históricas y ha hincado el diente a tecnología digital de vanguardia para crear una serie de imágenes que recrean como serían los perfiles en Instagram de insignes féminas (muchas de ellas reinas) como María Antonieta, Cleopatra, Isabel I de Inglaterra, María I de Escocia, Catalina la Grande, Boudica o Wu Zetian.

Las imágenes van acompañadas de breves biografías de cada una de estas mujeres, que proyectan tanta fascinación como controversia sobre sus poliédricas personalidades.

En las instantáneas alumbradas por Diamonds Factory las protagonistas posan junto a escenarios contemporáneos como una estación de metro o calles extraordinariamente populosas, pero aparecen ataviadas con ropajes antiguos y portan también por supuesto joyas.

Cleopatra lleva, por ejemplo, varias joyas valoradas en nada más y nada menos que 2 millones de dólares, mientras que la corona de la reina Isabel I de Inglaterra tienen un coste de alrededor de 1 millón de dólares. Está claro que tanto una como otra habrían sido instagramers de muchos quilates.

 

Esta sabrosa campaña de publicidad exterior está para comérsela a mordiscos (literalmente)AnteriorSigueinte4 formas de crear un círculo virtuoso (y perpetuo) de innovación

Noticias recomendadas