Publicidad

Menos es más en la publicidad con atletas olímpicos

Aunque los atletas olímpicos parecen a priori todo un filón publicitario para las marcas, lo cierto es que el éxito de la publicidad con este tipo de celebridades reside en mantener de alguna manera en segundo plano al deportista. Así lo concluye al menos un reciente estudio de la Universidad de Vanderbilt. Según este informe, la clave de la publicidad con estrellas olímpicas está en proporcionar al consumidor la mínima información posible sobre los atletas.

"Para los atletas olímpicos y también para las celebridades, la ignorancia es en realidad una bendición", explica Steven Posavac, profesor de marketing y co-autor del estudio. "Los deportistas olímpicos están asociados a cosas positivas como el éxito, el trabajo duro y la dedicación. Al fin y al cabo, lo poco que el consumidor sabe sobre ellos está limitado al trabajo de estos durante los Juegos", añade.

“El riesgo al que se enfrentan las marcas que apuestan por un atleta olímpico como imagen de su publicidad reside en querer convertirlo en un personaje familiar para el consumidor. Está bien una pizca de familiaridad, pero no tanta como para que el deportista comparta con el consumidor información sobre sus creencias políticas, sociales y religiosas”, apunta Posavac.

Según el informe de la Universidad de Vanderbilt, cuanto menos sepa el consumidor sobre las opiniones personales del atleta olímpico, mayor será la efectividad de las campañas publicitarias protagonizadas por el deportista.

El estudio demuestra que, cuando el consumidor se informa sobre las opiniones personales de una celebridad o es consciente de lo poco que sabe sobre ella, el valor de ésta disminuye.

En este sentido, y si quieren firmar contratos publicitarios tras sus éxitos en las Olimpiadas, los atletas olímpicos deben ser cuidados a la hora de poner al descubierto opiniones demasiado personales en plataformas como Twitter y Facebook, advierte Posavac.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir