Publicidad

Menos hablar del futuro de la publicidad y más focalizar los esfuerzos en el presente

Menos hablar del futuro de la publicidad y más focalizar los esfuerzos en el presente¿Cuál es el futuro de la publicidad? La gran cuestión que quita el sueño a toda una industria y para la que nadie parece tener una respuesta que satisfaga a todos los actores implicados. Las cientos de predicciones que nos llegan casi a diario parecen ser las únicas respuestas de las que disponemos.

Es prácticamente imposible saber cuál va a ser el futuro de la publicidad. Muchos profesionales no saben si quiera lo que van a hacer hoy como para aventurarse en estos peligrosos terrenos.

Pero esto no quiere decir que no se formulen respuestas. Sería de muy mala educación que nadie contestase a una pregunta para la que parece que todo el sector ha sido alienado para plantearla allá donde se encuentre.

Lo mejor a la hora de hablar sobre el futuro de la publicidad es, tal y como señalan desde Ad Contrarian, que “no tenemos que saber nada. Podemos lanzar toda la mierda que queramos que nadie va a refutarla”.

Lo cierto es que no falta razón en ese directo planteamiento. Cuando el futuro sobre el que debatimos se convierte en el presente, ¿acaso alguien recuerda la cantidad de pronósticos que se efectuaron unos años atrás? Hacer eso sería perder un tiempo demasiado preciado que podemos emplear (cómo no) en hablar sobre el futuro de la publicidad.

El presente es un lugar peligroso. Un terreno en el que nos enfrentamos a los hechos en tiempo real donde hay que rendir cuentas al momento. No valen los vagos pronósticos. Cuando afirmamos algo sobre el presente hay formas de comprobar si estamos en lo cierto. Algo sobre lo que deberían aprender mucho los CMOs.

Quizás la mejor de las opciones sea no hablar de futuro. O al menos hacerlo en su justa medida. Hay que hablar de lo que está sucediendo realmente en vez de focalizar los esfuerzos en lo que puede suceder dentro de una década.

En muchas conferencias y debates oímos hablar sobre el futuro. La mayor parte de las veces a través de compañías que indican que lo mejor es estar preparado para lo que va a llegar, y esto implica la compra de alguna de sus herramientas y soluciones.

Nadie sabe realmente lo que va a suceder en el futuro. Los que se atreven a formular pronósticos, cuando llega el momento de que se cumplan y no lo hacen, piden más tiempo. “Sólo tiene que esperar, ya lo verá”… es la máxima que prima en la industria publicitaria pero, ¿hasta cuándo? Eso queridos lectores sería aventurarse a hablar del futuro una vez más.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir