Publicidad

"The Worst Song in the World" la original campaña de Monoprix

Monoprix y Rosapark muestran el valor de tener las manos libres

Monoprix y la agencia Rosapark demuestran que tener las manos libres puede cambiarlo todo con su original campaña "The Worst Song in the World".

MonoprixSi hay una tienda clásica donde los franceses van a hacer sus compras de comestibles es Monoprix. El placer de sentir, tocar, probar y descubrir nuevos productos está en esta cadena y va más allá de la compra. Se trata de una experiencia única, pues a los franceses les encanta ir a su Monoprix. Pero, aunque a todos ellos les guste comprar, todos odian cargar con su compra.

Precisamente por ello, Monoprix está introduciendo un nuevo servicio de entrega, disponible en las tiendas.

Se trata de tres servicios diferentes. El primero, Shop 1H, un se trata de un servicio exclusivo que lleva, en menos de una hora, a pie, los productos a los clientes. El segundo, Shop & Go, está dirigido a todos aquellos que viven en un radio de 500 metros, ofrece la libertad de dejar el carrito y pagar a la entrega. Por último, Shop & Give, para todas aquellas personas que quieren cuidar a la Madre Tierra, entregando sus luces y baterías al repartidor, que las recicla por ellos.

Y, con el objetivo de promocionar todos estos servicios, Monoprix y su agencia Rosapark quieren sorprender a sus consumidores con una campaña poco convencional: “The Worst Song in the World”.

El spot, dirigido por Traktor, presenta dos escenarios, una mujer escuchando música cursi en sus auriculares, y una banda tocando, preguntando si no quiere cambiar de canción. Y, ¿por qué no puede saltar esa canción? Porque sus manos están ocupadas con unas pesadas bolsas, así que tiene que escuchar la canción completa aunque no le guste. El mensaje es claro: tener las manos libres lo cambia todo.

“Para crear ‘The Worst Song in the World’, tuvimos que encontrar el universo musical que debería estar alejado de la joven. Fue un choque de generaciones, estilos, gustos. Pero también nos esforzamos por crear una canción que podría ser un placer culpable, el tipo de canción que nos encanta escuchar, aunque no queramos admitirlo”, exlicó Gilles Fichteberg, cofundador de Rosapark.

La campaña, que comenzó el pasado 12 de abril en Twitter con el hashtag #LaPireChansonDuMonde, también incluye mucho social media. Los tuiteros pueden ver sus mensajes con el instrumental de la canción enviándolos a KaraoTweet y varios usuarios afortunados incluso podrán ver sus tuits cantados por el community manager de la marca. El spot estará en televisión, YouTube, Dailymotion y las redes sociales de la marca.

Te recomendamos

Neuromedia

IAS

TechMKT

A3media

Compartir