líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Netflix podría salvarse gracias a la publicidad

Después de perder 800 mil usuarios por la subida en el precio de las suscripciones y por la división de sus servicios, Netflix podría cambiar su modelo de negocio. La inclusión de publicidad le generaría al servicio de vídeo online millones de dólares en ganancias.
Cualquiera que haya seguido la historia reciente de Netflix en los medios sabe que la empresa de vídeos no está pasando su mejor momento.

Obcecados con la idea de que el verdadero negocio estaba en el streaming de películas, decidieron dividir su negocio en dos unidades: Netflix se encargaría de la parte online y Qwikster del servicio de DVD por correo. La respuesta de 800 mil usuarios no se hizo esperar: cancelaron sus suscripciones y obligaron a Netflix a dar vuelta atrás con su decisión de partir la compañía. Aunque la empresa todavía retiene 23,8 millones de suscriptores, el daño ya estaba hecho.

Pero un estudio reciente de Sandvine mostró que los streaming de Netflix son un quinto de todo el tráfico de internet de Estados Unidos. De hecho, en sus horas pico llega a ser un tercio, mucho más que YouTube, que acapara el 8% del tráfico. Netflix es, entonces, el mayor jugador en el mercado del vídeo online y no está jugando sus cartas como corresponde. Tal vez por eso convendría un cambio en el plan de negocio orientado a la publicidad.

¿Cuánto podría ganar Netflix si ofreciese publicidad en su sitio? Aunque es difícil contabilizar cuántas películas se ven por streaming al mes, Nielsen estima que fueron alrededor de 220 millones sólo en el mes de enero. A un aviso por película, las ganancias adicionales rondarían los 66 millones de dólares. Y éste es, en definitiva, el cálculo más conservador si tenemos en cuenta que YouTube, con menos tráfico, genera mil millones de dólares anuales en concepto de publicidad. Con una videoteca amplia en clásicos y con la posibilidad de acceder a estrenos, Netflix le podría robar usuarios a YouTube y Hulu bastante rápido.

Lo mejor de este modelo es que ayudaría a las compañías a publicitar en «tres pantallas»: móviles, ordenadoress y televisores. Para aquellos que quieren invertir en publicidad es atractivo poder contar con los datos de consumo que guarda Netflix de cada uno de sus usuarios y saber que va a llegar a ellos a través de todas sus plataformas. El conocimiento de lo que gusta al usuario permitiría vender avisos por programa, género y lugar geográfico. Las posibilidades son ilimitadas.

Netflix sabe que el negocio está en sus contenidos online y está trabajando para reforzar sus librerías y obtener contenidos antes que nadie. Con esta estrategia podría ganarle terreno a Hulu y Youtube. Es por eso que la pérdida de 800 mil usuarios no debe ser vista como el principio del fin para la empresa de servicios de vídeo, sino como una oportunidad real de repensar su modelo de negocio.

 

A los usuarios de tabletas les "chifla" el e-commerceAnteriorSigueinteMarçal Moliné, un mítico de la publicidad española, "La Publicidad Hoy"

Noticias recomendadas