Publicidad

The New York Times quiere plantar cara a los ad blockers con suscripciones sin publicidad

the new york times

The New York Times está sufriendo una “caída libre” de los ingresos en el medio digital, siendo los ad blockers los responsables de ello. A pesar de unas alentadoras cifras del crecimiento de las suscripciones a la página, así como el desarrollo de sistemas para impedir que los usuarios accedan a la web con bloqueadores de publicidad activos, los beneficios de la compañía no han logrado compensar las pérdidas como años anteriores, contrayendo así los ingresos digitales de este año con respecto al previo.

Mediante nuevos sistemas de financiación, The New York Times ha tratado de paliar los efectos adversos de la ingente expansión de los ad blockers, véanse los micropagos, o la venta de ingredientes de las recetas de cocina que aparecen en sus páginas, aunque siendo los resultados inferiores a los esperados, se han visto obligados a explorar nuevas formas de financiación. Actualmente están estudiando posibilidades de suscripción al medio digital más completas y libres de publicidad, como declaraba su CEO Mark Thompson en el IAB Ad Blocking & User Experience Summit.

El medio estadounidense AdAge recogía las declaraciones del ejecutivo de The New York Times, quien reconocía que desde el diario eran conscientes de que tanto los suscriptores como los no suscritos preferían una experiencia sin anuncios y por ello seguirían investigando las posibilidades libres de publicidad.

El periódico estadounidense testeó mensajes que instaban a los usuarios con ad blockers instalados a desactivarlos en el sitio para proceder al contenido, bien con notificaciones que podían ser ignoradas y visualizar el contenido con ad blockers instalados (desechables), bien con mensajes en los que si el usuario no deshabilitaba el bloqueador, no podría proceder a las noticias (no desechables). Estas últimas notificaciones obligaban a los usuarios a acceder a The New York Times ora suscribiéndose ora permitiendo la publicidad en el sitio añadiéndolo al “whitelist“.

“Más del 40% de los no suscriptores que recibieron mensajes no desechables pusieron en whitelist a The Times“, declaraba Mark Thompson. Y “no menos del 30% de los suscriptores accedieron a ponerlo en whitelist cuando se les mostraba una notificación desechable”, añadía.

“Nadie que se niegue a la contribución de la creción del periodismo de calidad tiene el derecho a consumirlo”, proseguía el CEO de The New York Times, argumentando que si habrían de impedir que los no suscriptores con ad blockers accedieran al sitio, lo harían.

Desde el diario, la empresa dueña de Ad Block Plus y creadora del programa Acceptable Ads, Eyeo, se percibe con bastante recelo, como “una práctica comercial de mal gusto”, puesto que “los ad blockers normalmente se definen a sí mismos como la respuesta a una experiencia publicitaria digital insatisfactoria. Pero Eyeo no se fundó por ciudadanos preocupados. Se fundó por un veterano de los anuncios digitales y representa el fin más cínico, más ávido de dinero de la industria de la publicidad digital. Necesitamos desenmascarar a Eyeo, Adblock Plus y a los Acceptable Ads, para que la gente pueda verlos como realmente son.”

La publicidad en el medio digital siempre representará el modelo de financiación digital de The New York Times, teniendo en cuenta que 107 millones de los 110 usuarios que acceden al diario no son suscriptores al mismo. Por ello, el CEO de la compañía identifica la necesidad de los marketeros a “pensar como programadores más que como publicitarios tradicionales, creando contenido para los consumidores que realmente tenga un valor para ellos”, a fin de que al usuario le compense acceder a ese medio digital en concreto, aun cuando presente publicidad, siempre desde la racionalización de esta última.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir